Ocho no es suficiente

“El alza en la popularidad del ministro Morán lo obliga a trabajar mucho más (...) un plan integral en el que la Inteligencia policial juegue buena parte del partido”.

Carlos Morán,Ministerio del Interior,Mininter,Policía Nacional del Perú

El ministro del Interior, Carlos Morán, participó en una actividad de reconocimiento a los policías que arriesgaron su vida en la lucha contra la delincuencia. (Difusión)

Ocho no es suficiente. (Difusión)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

La aprobación que el 31% de la ciudadanía le da al ministro del Interior, Carlos Morán, según la última encuesta de Datum, y que publica hoy Perú21, es un factor alentador en una coyuntura en la que un grueso sector de la población percibe la inseguridad como uno de los principales problemas del país junto con el de la corrupción.

Es evidente que los operativos policiales que han llevado al desmantelamiento de diversas organizaciones criminales en distintas regiones del país, así como el apoyo institucional y firme al suboficial Elvis Miranda, quien sufre injusta prisión preventiva por abatir a un delincuente en medio de un operativo policial; han impactado favorablemente en el titular del Interior, cuya popularidad solo en el último mes ha subido ocho puntos, de 23% a 31%.

La Policía empieza a recuperar la confianza ciudadana. Ahora el reto es mayor, la población se mantiene expectante y espera buenas noticias en materia de seguridad.

El INEI, en su informe técnico de Seguridad Ciudadana, elaborado con los resultados de la Encuesta Nacional de Programas Presupuestales, ha revelado que, entre julio y diciembre de 2018, la cuarta parte de la población de 15 años a más ha sido víctima de asalto o robo, el 26.1% de los peruanos puede contar sobre el peligro que acecha las calles y los caminos del Perú. Y no solo eso. El 86.6% de la población que vive en las ciudades cree que en cualquier momento puede ser víctima de un delincuente.

El alza en la popularidad del ministro Morán lo obliga a trabajar mucho más. Municipios como el de La Victoria, y otros, hacen lo suyo para ordenar la casa, pero nada será suficiente si el Ministerio del Interior no trabaja un plan integral y coordinado, en el que la Inteligencia policial juegue buena parte del partido.

El tráfico de cocaína, el gran gestor de la violencia en las ciudades y los puertos, el empleador del sicariato, el primer corruptor de las instituciones, el distorsionador de la economía legal y formal del país; sigue moviéndose como Pedro por su casa en los valles del Perú. Al general Carlos Morán le espera una larga jornada.

Tags Relacionados:

Carlos Morán

Ir a portada