PROTESTAS. Los estadounidenses no quieren una nueva guerra después de Irak y Afganistán. (AP)
PROTESTAS. Los estadounidenses no quieren una nueva guerra después de Irak y Afganistán. (AP)

WASHINGTON/DAMASCO (Agencias).– Mientras espera el visto bueno del Congreso para atacar a Siria, el Gobierno de Estados Unidos sigue desplegando sus fuerzas militares en el Mediterráneo Oriental, y ayer llegó a esa zona un buque anfibio –capaz de transportar helicópteros y centenares de infantes de marina–, sumándose así a los cinco destructores ya posicionados para un eventual ataque contra la república árabe. "El USS San Antonio está en la zona oriental del Mar Mediterráneo", dijo un alto funcionario de Defensa.

A diferencia de los mencionados destructores, el San Antonio no cuenta con misiles de crucero Tomahawk y se halla equipado solamente para su propia defensa.

Los cinco destructores –USS Stout, Mahan, Gravely, Ramage y Barry– se encuentran a escasas millas de la costa siria, listos para lanzar los Tomahawk en caso de que reciban la orden presidencial.

DAMASCO RESPONDEEl Gobierno del presidente sirio Bashar al Assad reaccionó desafiante a la amenaza de una represalia occidental por el ataque químico del 21 de agosto, y sostiene que fue perpetrado por los rebeldes.

Assad dijo que su país es capaz de hacerle frente a un ataque externo y que el anuncio de Barack Obama de consultarle al Congreso es "el inicio de la histórica retirada estadounidense".

El viceministro de Relaciones Exteriores sirio, Faisal Mek-dad, acusó a Obama de indecisión y confusión. En los dos años y medio de guerra civil ya hay 110 mil muertos.

SABÍA QUE

- La ONU dijo que solo su misión de expertos puede determinar de forma imparcial el posible uso de armas químicas en Siria sobre la base de evidencias recogidas sobre el terreno.

- El Gobierno de EE.UU. empezó ayer su campaña para convencer al Congreso de atacar Siria y señaló que el régimen de Assad utilizó gas sarín.