notitle
notitle

El comité asesor de las guías dietéticas de Estados Unidos ha publicado un documento que ha incomodado a la industria alimentaria, sobre todo a los productores de carne y gaseosas.

Dice: "Un patrón de dieta saludable es más alta en verduras, cereales integrales, lácteos bajos o libres de grasa, mariscos, leguminosas (menestras) y frutos secos… [Es] moderado en alcohol (entre los adultos); más bajo en carnes rojas y procesadas; y bajo en alimentos y bebidas endulzadas con azúcar y granos refinados".

El reporte también recomienda a los estadounidenses que consideren la sostenibilidad de su dieta. Y sobre la industria de la carne, refiere que es una preocupación ambiental: "La evidencia actual muestra que la dieta promedio estadounidense tiene un impacto ambiental más grande en términos de aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso del suelo, uso del agua y el uso de energía".

Si bien estas recomendaciones sobre sostenibilidad y ecología son nuevas en la edición americana del 2015, ya han sido tratadas por países como Alemania, Suecia, Holanda, Australia o Brasil. Considero importantísimo que recomendaciones de esta envergadura tengan en cuenta la salud humana y, además, la del planeta.