notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Lamentablemente, ese incidente que debió llevar a un discreto retiro del embajador para evitar el escándalo, fue muy mal manejado por la Cancillería y ahora una potencial crisis diplomática es lo que estamos enfrentando.

En realidad, el tema se le fue de las manos al gobierno por timoratos y Correa, en busca de una pelea, lo ha pescado para atacar nuevamente a la prensa aunque en este caso se trata de los medios de comunicación peruanos.

Al final, no queda sino esperar que el asunto se vaya calmando y si tenemos que cambiar también a nuestro embajador, no sería el fin del mundo hacerlo. Lo importante es restablecer una buena relación y para ello es probable que algo tengamos que hacer para salvar la cara del mandatario ecuatoriano.

Por otro lado, también estamos frente a la inaceptable actitud de nuestro hombre en Caracas, quien asumiendo una posición proselitista a favor del chavismo le ha llamado la atención a los parlamentarios peruanos por opinar sobre el fraude electoral venezolano.

Más aun, ante el grosero ataque de Maduro tanto al canciller como al presidente peruano debido a la genuina preocupación que existe en nuestro país por la intimidación a los opositores venezolanos, el Sr. Raygada –quien es embajador político por lo que pensará que representa a su partido y no a los peruanos– se ha allanado en privado y Maduro ahora considera que el 'impasse ha sido superado' (¿?)

En todo caso, así como no se puede tener de embajador a alguien que pierde los papeles tampoco se puede tener alguien que no tiene claro los intereses que está representando. Por lo que esperamos en los próximos días que dos embajadores, uno peruano y el otro ecuatoriano, sean reemplazados.