notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21quererteatiperu21@gmail.com

Papá tiene una enamorada nueva, que no es mi mamá. ¿Quién es entonces? ¿Qué cosas va a hacer conmigo? ¿Me va a cuidar? ¿Ya no va a estar mi mamá? Estas son preguntas que cualquier niño de padres separados se puede preguntar cuando uno de sus padres empieza una nueva relación de pareja. Por otro lado, esta nueva pareja también se pregunta cuál es el rol que le toca representar en esa nueva familia. Son preguntas válidas e importantes, y a menos que no exista uno de los padres (por muerte o abandono), la nueva pareja nunca debe intentar reemplazar a uno de los padres ni sentir la responsabilidad de comportarse como ellos. Si nos ponemos en la cabecita de un niño asustado por esta nueva situación, ¿no quisiera él que la nueva persona que entra a su vida sea divertida, simpática, novedosa y juguetona? Pues, ese es el papel que le toca: ganarse el corazón del niño para que, poco a poco, este vaya estableciendo un vínculo afectivo, confíe y pueda, finalmente, quererla como parte de su familia.