“Antes, si discrepabas de Sunat, pero pagabas la multa y el impuesto para bajarle los montos a la injusticia, ese pago no te impedía reclamar después por la verdad, ejerciendo tus derechos”.  (Foto: Susana Chávez /GEC)
“Antes, si discrepabas de Sunat, pero pagabas la multa y el impuesto para bajarle los montos a la injusticia, ese pago no te impedía reclamar después por la verdad, ejerciendo tus derechos”. (Foto: Susana Chávez /GEC)

Siempre estaré en contra del abuso de Sunat sobre los contribuyentes, y si este Estado fallido, ahogado en su incompetencia e intereses, no quiere escuchar, que lo hagan los candidatos al próximo gobierno. Veamos.

Antes, si discrepabas de Sunat, pero pagabas la multa y el impuesto para bajarle los montos a la injusticia, ese pago no te impedía reclamar después por la verdad, ejerciendo tus derechos. Ahora, si pagas para bajar el monto de tu daño por abuso de Sunat, le dices adiós a la verdad, tu dinero y tu defensa. NO, señores del Tribunal Fiscal, una mentira, sea de 5% o 100%, será siempre mentira, y los contribuyentes pagamos sus sueldos para que descubran la verdad, no para que se laven las manos con inconvenientes improcedencias u obsecuencias con la mentira.

A pesar de que el Tribunal Constitucional ya se pronunció a favor de la intimidad financiera, compuesta por la reserva tributaria y el secreto bancario, unos burócratas del MEF nos atropellan y, con un reglamento en sus manos, nos traspasan y violan con premeditación y alevosía. “Estoy aterrada”, me dijo una contribuyente, y no es para menos. Antes solo se podía levantar esa intimidad con orden de juez o comisión de Congreso, debidamente motivada. Ahora el MEF quiere calatear a todos los ciudadanos, estemos o no en un proceso de fiscalización, para los ojos de lujuria y no necesidad de una Sunat que ya tiene el ITF.

Protestemos para que el Tribunal Fiscal trabaje por la verdad y le ponga un “SÍ” al derecho de defensa, y marchemos contra el MEF para que quite su daga puesta en nuestras espaldas y le ponga un “NO” a ese “striptease” generalizado de intimidades. La Constitución no nos quiere calatos ni indefensos.

TAGS RELACIONADOS