¿Natural a los cinco?

Espacio de crianza

¿Natural a los cinco?

¿Natural a los cinco?

Roberto Lerner
Roberto Lerner

Cincuentona ella, tiene a su cargo a cientos de personas. Ejecutiva exitosa capaz de controlar muchas variables, innumerables detalles, escenarios múltiples, y tomar decisiones bajo presión en un contexto organizacional complejo, plagado de egos gigantescos, luchas por el poder e intrigas que harían palidecer a los integrantes de una corte bizantina.

“Siempre tuve una inteligencia poderosa y me di cuenta, cuando muy niña, que mis padres se peleaban porque mi papá se excedía en el trago. Una vez ante los gritos que provenían del dormitorio de mis progenitores, encontré la llave de mi cuarto y el de mis dos hermanas menores —nos llevábamos un año y medio de diferencia entre una y otra—y lo cerré para luego tirarla por la ventana. Te imaginarás que hubo una tregua hasta que lograron abrir la puerta. Es lo que cualquier niña de cinco hubiera hecho”, concluye.

Ella, a quien le cuesta enormemente soltar a sus hijos, ya adultos jóvenes, para quienes es una mezcla de cajero automático, abogado defensor de oficio y SWAT psicológico, ofrece en su relato una pista apasionante. Porque lo que hizo a los cinco no es lo que cualquier niño haría. Porque a los cinco años uno tiene tercerizada la logística, son otros quienes se encargan de negociar y administrar la realidad, son los adultos —los padres en primer lugar— quienes asumen el papel de escudo, filtro, radar y muchas de las funciones ejecutivas que marcan la vida cotidiana.

Cuando un niño pequeño se hace cargo de lo anterior antes de tiempo, cuando invierte sus energías en predecir los acontecimientos y no puede asumir como telón de fondo, como default, un funcionamiento relativamente fluido, gana desde el punto de vista cognitivo, gerencial, pero pierde en términos afectivos, sobre todo la posibilidad de construir un mundo interno poderoso y articulado.

Darse cuenta a los cincuenta de que no era natural administrar la realidad a los cinco, quizá le permita desprenderse de su ser ejecutivo y ponerse en contacto consigo misma.

Te puede interesar

Tags Relacionados:

cincuenta años

Ir a portada