(Rafael Cornejo)
(Rafael Cornejo)

Óscar Valdés Dancuart, Empresario y políticoCarlos Castilloccastillo@peru21.com

Reapareció y habló claro. Casi un año después de dejar el premierato, Óscar Valdés concede a Perú21 su primera entrevista y define su posición sobre temas de coyuntura.

¿Cree que fue demasiado corto el tiempo que estuvo al frente de la presidencia del Consejo de Ministros?Yo le había dicho al presidente Humala que mi compromiso de trabajar por el país sería por un año, y así lo hice. Por eso renuncié y estoy muy satisfecho de la oportunidad que me dio. Claro que siete meses es muy corto tiempo para hacer todo lo que se tenía proyectado, pero dejamos en marcha muchos programas.

¿Qué le pidió el presidente Humala cuando le ofreció la jefatura del gabinete? ¿Qué quería cambiar?Que le diera mucha velocidad a la reforma del Estado y a la atracción de inversiones. Recuerde usted que cuando me designaron se señaló que mi función era la de un gerente. La gente decía: 'A este premier le falta cintura política'. Yo creo que, más que eso, lo que se requiere es eficiencia y transparencia, y ese fue nuestro objetivo. Una de las razones por las que el presidente salió elegido fue, precisamente, porque se comprometió en el tema de la inclusión social, y esto es posible con inversiones y distribución. Esa era nuestra misión gerencial.

Se dice que hubo presiones de los sectores de izquierda dentro del Gobierno para apurar su relevo…No lo creo. Como le repito, mi compromiso era por un año porque tenía obligaciones empresariales. Tengo mi trabajo y no podía dejarlo por mucho tiempo. Yo no sé por qué hubo ese sentimiento de los sectores izquierdistas. Tal vez sería porque cuando asumí la PCM acepté la renuncia de muchos de los asesores del señor Salomón Lerner, pero es obvio que cada uno tiene que trabajar con su gente de confianza.

Pero cuando ejercía el ministerio del Interior, ya conocía a los asesores de Lerner…Sí, no tenía trato con ellos, pero sí los veía, pero toda esa gente que estaba acompañando al presidente no tenía claro lo que era la 'Hoja de Ruta'. Ahí estaban los señores (Carlos) Tapia, (Félix) Jiménez… Ellos ahora siguen diciendo lo mismo: "Nosotros estamos por la Gran Transformación", pero ese programa es volver a los años 70. El Perú se tiene que transformar, pero hacia adelante y no hacia atrás.

¿Teme usted que el presidente Humala ceda a estas presiones de un sector de su gobierno y se incline por el proyecto de la Gran Transformación?Lo dudo porque el pueblo peruano no lo va a aceptar, el pueblo no está para esos retrocesos, sino que está en otra onda. No estamos en el camino de Bolivia ni de Venezuela, nuestro camino es otro. Mire usted: cuántas personas han pasado a la clase media. Los peruanos no queremos regresar a los años 70.

¿Está seguro de que el presidente no va camino a ese tipo de modelos chavistas?Estoy seguro de que el presidente no va a cambiar la Hoja de Ruta y que va a cumplir solo sus cinco años de gobierno, tal y como lo ofreció. No se va a quedar un día más. Si el presidente habla de la gran transformación, no se refiere a su proyecto inicial que, quien lo haya leído, se dará cuenta de que es un retroceso de 40 años. Conozco al presidente Ollanta Humala y sé que no hará esos giros.

¿Qué fue entonces el intento de comprar Repsol?Me parece que fue una falta de comunicación. No hubo una información oportuna, y eso motivó que la gente comenzara a creer que se iba por la 'Gran Transformación'. Uno de los errores del Gobierno en estos dos años, incluso en el periodo en que fui primer ministro, fue la falta de comunicación. Ese aspecto debe mejorar. Cuando el Estado comunica bien, la gente no crea problemas donde no los hay. No se debió esperar para aclarar el tema. Creo que lo que ha dejado este tema es que el país ha salido afectado porque, de alguna manera, ha frenado inversiones y quien quería venir diga: "Mejor me espero un ratito a ver qué pasa". Espero que con las medidas que tomen el presidente y el ministro Castilla se recupere la velocidad.

¿Le preocupa que se trunque el proyecto Conga?Por supuesto que me preocupa, pero estoy seguro de que va a salir. Mire, cuando yo entré al premierato, el señor Santos estaba enseñoreado encima del proyecto. Recuerde usted que en mi gestión se hizo el peritaje transparente con participación de los mejores expertos y que dilucidó el tema de la cabecera de cuenca: se aclaró todo el tema del agua. Pero hubo mucha gente en el Perú, particularmente de la izquierda, que avalaba al señor Santos, incluso en el Gobierno.

¿Qué opinión le merece la posibilidad de una reelección conyugal?Lo que creo es que el presidente va a salir de Palacio de Gobierno el 28 de julio de 2016. Y le confieso algo: yo le he dicho a Ollanta Humala que, ese día, yo mismo lo voy a acompañar a que salga porque me considero parte de su gobierno. Siempre hemos quedado en eso. Además, yo creo que la señora Nadine Heredia es muy inteligente y sabe que, en algún momento, va a decir que no va a ser candidata en 2016.

¿Cree que es el momento en que el Gobierno salga a decir que Nadine no será candidata a la Presidencia?Ese tema ya le está haciendo daño al Gobierno. Esa pregunta y ese temor están generando las dudas. Yo estoy satisfecho con lo que han dicho de que no va a postular, pero la opinión pública necesita que se le defina el tema.

¿Usted es consciente de que la primera dama no puede postular porque está impedida?Claro, a mí me parece que la figura de la primera dama tiene mucha aparición pública por su mismo rol y eso, por sí mismo, es una ventaja sobre los futuros candidatos que salen a decir que la señora está haciendo campaña con recursos del Estado. Yo no lo creo. La señora Nadine posee una ventaja: tiene gran carisma y cae en simpatía a la gente. Tiene un futuro muy importante en la política, pero no para el 2016.

¿Pero no cree que en el propio Gobierno hay funcionarios que están alentando esa posible candidatura?Si esto es así, entonces no son funcionarios leales ni consecuentes con la persona que les ha dado la confianza. El mejor consejo que le pueden dar a Nadine es que la van a acompañar en el 2021, pero no buscar el provecho personal de empujarla (a esa candidatura).

¿La primera dama nunca lo llamó "mi premier"?De ninguna manera. Lo que sí le puedo decir es que siempre mantuvimos un respeto mutuo que agradezco. Jamás pretendió entrar en mis funciones, ni yo en las de ella.

Salomón Lerner reveló que la primera dama participaba en las sesiones del Consejo de Ministros. ¿Durante su gestión también se daba esto?Yo no tengo amistad con el señor Lerner, pero sí tengo que decir que son lapsus que él cometió. He sido ministro del Interior y primer ministro, y puedo decir categóricamente que la señora Nadine nunca ha estado en los consejos de ministros en el tiempo en que yo estaba. Lo que sí había con la esposa del mandatario es que nos reuníamos para temas específicos en el área social entre tres o cuatro ministros con el presidente, ahí sí participaba. Creo que a eso se quiso referir el señor Lerner.

Hay otros temas que marcan la agenda política, como el caso del expresidente Alejandro Toledo. ¿Hace bien el Gobierno en blindarlo?Yo ya no soy parte del Gobierno, pero hablaré como ciudadano. Lo que pienso es que una persona que ha sido presidente de todos los peruanos tiene la obligación moral de rendir cuentas por cualquier cosa que se le presente. Creo que el presidente Toledo debe venir, y quedarse, para aclarar todo.

Pero hay un blindaje…Aquí, los blindajes no sirven. Los peruanos estamos cansados de este tipo de maniobras políticas.

Entonces, ¿hace mal la bancada parlamentaria del Gobierno…?Mire, la bancada de gobierno debe tener en cuenta que todo queda en la historia. En la bancada de gobierno me decían que yo parecía de la oposición.

¿Por qué no se llevaba bien con el bloque de Gana Perú?Eso es cosa de ellos, no mía. El tema es que la bancada de gobierno es bastante dispar. Recuerde usted el caso Espinar, donde el Gobierno iba por un lado y los congresistas por el otro, pero el presidente era el que se encargaba de la parte política y yo de la técnica.

SEGURIDAD

- Cuando asumió el cargo, ¿no se anunció que se mejoraría la seguridad ciudadana? No se han continuado las medidas que iniciamos. Para mí es necesaria una reingeniería policial que empecé a hacer para volver a la pirámide estructural con pocos generales y más personal de campo.

- ¿Y el equipamiento? "Comenzamos con el sistema dactilar, el sistema de seguimiento a pistolas y municiones. Dejamos listo lo del sistema troncalizado: los famosos Tetra. En mi gestión compramos las antenas que ya están instaladas en un 80%. El tema fue, después, con una empresa que debió dar Tetra 2 y solo envió Tetra 1. Me preocupa que el Consejo de Seguridad no cumpla con su rol".

FUTURO POLÍTICO

- "Ya estamos adquiriendo los kits electorales para la inscripción de nuestro movimiento regional, que crecerá y tendrá alcance nacional".

- "¿Qué político no aspira a la Presidencia?".

- "¿Alianza con el nacionalismo? No me gusta estar donde no me quieren".