Foto: Mario Zapata.
Foto: Mario Zapata.

Javier Velásquez Quesquén,CongresistaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Este sábado, el Congreso elegirá a su nuevo presidente. Los ánimos vienen caldeados entre oficialismo y oposición: René Cornejo tuvo que dejar el premierato por el reglaje ordenado contra el congresista opositor Víctor Andrés García Belaunde. El aprista Velásquez Quesquén analiza lo sucedido.

El escándalo del reglaje a García Belaunde se da a pocos días de la elección del nuevo presidente del Congreso.Estos tres años de gestión nacionalista en el Congreso han estado marcados por el escándalo: los 'gestores' de Abugattás, quien contrató a muertos; la 'repartija' de cargos en el mandato de Isla, y una gestión como la de Otárola, que ha estado sometida a los designios de la primera dama. Es cierto que, en los Estados modernos, el Parlamento no está para cuestionar o debilitar la fuerza del Estado, sino para colaborar críticamente con el Ejecutivo, pero esta colaboración no significa sometimiento.

¿El Parlamento que presidió no estuvo sometido a García?No. La separación de poderes ha sido superada, el Legislativo tiene que colaborar con el Ejecutivo, y eso hicimos en el quinquenio pasado. Lo que vemos hoy en el nacionalismo es porque allí no hay una verdadera democracia. En el Apra, en cambio, sí: cuando fui presidente del Congreso, le gané la elección interna a Luis Negreiros, y esta decisión se la comunicamos a García.

Ud. era candidato de García…No me precio de ser su amigo, pero él siempre fue respetuoso del fuero parlamentario.

¿Nunca lo vio como un jefe?Sí, porque es el presidente del Apra, pero el respeto era mutuo: nunca dimos el triste espectáculo de esperar la orden de la señora Heredia para votar en uno u otro sentido. Para Humala, una decisión democrática es tirar una moneda al aire… pero esa moneda tiene dos caras, y en ellas está Nadine Heredia. Hoy resulta que Nadine controla el Ejecutivo y el Legislativo. Este Parlamento está sometido a una persona –Heredia– que no ha sido elegida por el pueblo, lo que es una vergüenza. Además, los primeros ministros han sido sus 'damas de compañía'. Si antes había duda de este control, por las propias declaraciones de Ollanta Humala hemos confirmado quién manda aquí.

¿Y el Poder Judicial y la Fiscalía los maneja el Apra?Eso es falso. Es más, yo podría decir que los controla el nacionalismo, porque Ramos Heredia es primo de Heredia, pero yo creo en las instituciones. Con todos sus problemas, los magistrados fueron elegidos por instituciones autónomas como el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).

¿Y qué hará la oposición para que esto no pase?Precisamente acá va mi exhortación moral y principista hacia la oposición: debemos respaldar la candidatura de Javier Bedoya, quien es un hombre prudente y de mucha experiencia. Con el nacionalismo en la presidencia, el Parlamento ha renunciado a su tarea más importante: el control político y la fiscalización. El Congreso se ha convertido en un manto de impunidad: algunos llegan acá con procesos penales y se escudan en él para no rendirle cuentas a la justicia. Acá hay ministros con conflictos de intereses, que han hecho negocios con el Estado estando en el cargo… ¡hasta hemos visto a un primer ministro financiando y auspiciando el reglaje de un congresista de oposición!

¿El reglaje y la persecución de los opositores son una práctica de este gobierno?Así es. Y le doy algunos elementos. Primero, el presupuesto de la DINI (Dirección Nacional de Inteligencia) ha sido aumentado diez veces si lo comparamos con el que tenía durante nuestro gobierno. Segundo, el 80% de este aumento ha servido para contratar agentes. Tercero, no es la primera vez que realizan estas maniobras delictivas: ya lo hicieron con Fernando Rospigliosi. Se ha montado un aparato paralelo de inteligencia para reglar, perseguir, desprestigiar y descalificar a los enemigos del 'gobierno conyugal'. Hay que ser muy ingenuos para creer que el presidente no sabe nada. Yo me pregunto: ¿por qué no pasa nada en el caso López Meneses? El reglaje que habría ordenado René Cornejo configura, sin duda, un delito. Por eso, insisto, ¿cómo es posible que, después de esto, algunas bancadas 'opositoras' insistan en apoyar al nacionalismo en su intención de presidir otra vez el Congreso?

¿Qué les ofrece el gobierno a estos grupos opositores?Las negociaciones políticas son legítimas, se dan en todas las democracias del mundo, pero estas deben basarse en principios y objetivos nacionales. Sin embargo, acá se negocia por una oficina, por una comisión parlamentaria, por más empleados… situaciones deplorables y condenables, miserias, minucias.

¿Qué piensa de la renuncia de René Cornejo y del nombramiento de Ana Jara como primera ministra?Por la gravedad de los hechos, Cornejo no podía estar un día más como premier. Espero que, con una ministra política, el gobierno pueda convocar a las fuerzas políticas y, así, trabajar juntos por el desarrollo del país.

AUTOFICHA

- "No soy amigo de Alan García, pero entre nosotros siempre hubo una relación de respeto, imagino que por el buen trabajo realizado en las tareas que me asignó".

- "Benedicto Jiménez fue candidato del Apra a la Alcaldía de Lima, pero en esa época su imagen era otra… y él llevó a Orellana como regidor".

- "En el Apra no nos interesa 'proteger' a García porque todo aquello de lo que se le acusa no tiene sustento. Se le persigue porque impidió la 'reelección conyugal'".