notitle
notitle

Carlos Tapia,Opina.21ctapia@peru21.com

Lo que dice bastante de su cercanía política con la pareja presidencial. Pero, además, se conoce la amistad entre ambas familias. Lo que nos lleva a pensar que su declaración no fue hecha "a título personal".

La adelantada candidatura de Nadine Heredia para el 2021 tiene sus bemoles. 1º) Supondría que el actual gobierno termine su gestión a lo Toledo y García, lo que no es una tarea difícil, salvo impredecibles, en una nave que se maneja con piloto automático. 2º) Pero salir bien parado de las comisiones de investigación, que con toda seguridad se crearán en el próximo Congreso, ya no es una cosa tan fácil. García y Toledo ya tienen sangre en el ojo, y será mayor la futura bancada de la izquierda.

Pero el 28 de julio de 2021 se conmemora el bicentenario de la Independencia Patria. En estas efemérides no solo se celebran a todo dar, sino que además son una oportunidad para un protagonismo presidencial trascendente. Recordemos a Leguía y los festejos, inauguraciones y condecoraciones en 1921. Dicho todo esto, ¿por qué razón el presidente Ollanta no postularía en el 2021? Y si no se logran superar los requisitos anteriores, ¿por qué lo haría Nadine?

En realidad, lo que se busca es que Nadine Heredia recobre la imagen de una política en ciernes con un futuro predecible. Y sobre esta idea, que refuerce las candidaturas regionales del 2014 y apoye la candidatura nacionalista del 2016. También la reelección de algunos congresistas que mantengan su lealtad a la pareja presidencial. En todo caso, una polémica entre Nadine-PN y Verónica Mendoza o Marisa Glave no estaría mal. ¿Qué les parece?