notitle
notitle

Juan José Garrido,La opinión del directordirector@peru21.com

Un estudio de la última encuesta de GFK sobre intención de voto en Lima Metropolitana pinta un panorama complicado, por decir lo menos, para la actual alcaldesa de Lima, doña Susana Villarán.

Partamos por lo obvio como introducción. Se mantiene la preferencia en la intención de voto hacia el ex alcalde Luis Castañeda (54%), se sitúa en segundo lugar la alcaldesa Villarán (11%) y tercero se mantiene el alcalde de San Miguel, Salvador Heresi (6%). El resto de candidatos suman un magro 4%, lo que implica que la piscina de votos mantiene a muchos limeños al margen de las opciones (25%).

Este 25% puede mover un poco las expectativas generales, pero si lo distribuimos de manera estadística, la ventaja entre el exalcalde y la actual alcaldesa se amplía.

De las preguntas, pareciera que situar la estrategia de la alcaldesa en el eje "honestidad" no tendrá mayor impacto; de hecho, menos personas creen en el caso Comunicore que en las acusaciones sobre la Caja Municipal.

Lo más relevante, no obstante, es la intención de voto entre los electores de las municipales 2010: entre los que votaron por Susana Villarán son más los que votarían hoy por el exalcalde que aquellos que repetirían el plato por la alcaldesa (29% del 54% frente a 64% del 11%). Esto significa que el núcleo duro de la alcaldesa no es importante, aún con todo el reciente gasto publicitario.

Quedan, es cierto, casi tres meses de campaña (la cual no empezará hasta después del 28 de julio), pero la tendencia dibuja una realidad cada vez más clara. Las estrategias, por supuesto, pueden cambiar esta fotografía en los próximos meses, no obstante hay ciertos hechos ya asumidos por los electores. Por ejemplo, que el ex alcalde Castañeda no cree en los mensajes grandilocuentes o que no sirve para los debates. Tratar de jalarlo a estas arenas puede ser inútil.

¿Se atreverá el ex alcalde a cambiar de estrategia?