Mursi se aferra al cargo. (EFE)
Mursi se aferra al cargo. (EFE)

EL CAIRO (Reuters).– Las Fuerzas Armadas de Egipto tienen planes para hacer a un lado al presidente Mohamed Mursi y suspender la Constitución, luego de que expire –en las próximas 24 horas– un ultimátum casi imposible de cumplir que se le dio al mandatario islamista, revelaron fuentes militares.

Con su propia hoja de ruta, el Ejército instalaría un consejo provisional –formado principalmente por civiles de diferentes grupos políticos y por tecnócratas experimentados– para dirigir el país hasta que se elabore una Constitución enmendada dentro de unos meses. Después se realizaría una nueva elección presidencial.

En un mensaje a la nación, Mursi señaló que no renunciará a su cargo. "Me aferraré a esta legitimidad", subrayó Mursi, quien recordó que llegó democráticamente al poder.

Mientras tanto, en las calles se enfrentaron sus partidarios con opositores, dejando al menos siete muertos en los suburbios de El Cairo y cientos de heridos en provincias.