notitle
notitle

Se cumplieron 25 años de la caída del Muro de Berlín, en 1989. Tras la Segunda Guerra Mundial, Alemania y su capital, Berlín, quedaron divididas. El muro separó a padres e hijos, familias, amigos, empleos, y más de 1,300 personas fallecieron intentando cruzarlo. Alemania Oriental no prosperó, retrocedió; Alemania Occidental se convirtió en uno de los países más desarrollados y poderosos de Europa. Con el muro caen Marx, Lenin y Stalin. El modelo occidental libre aplastó con su desarrollo a las empobrecidas dictaduras comunistas de Europa Oriental. El muro representaba la división de dos mundos: libertad y dictadura. Su caída simboliza el fracaso del comunismo en el mundo. La transición de este régimen al mundo libre no ha sido fácil, pero es mil veces mejor que vivir enmurallados y de espaldas al desarrollo. Hoy el muro es una muestra de arte y grafiti, y un símbolo de libertad.