CULPABLE. Videla aceptó su responsabilidad, pero no pidió perdón a los deudos de los desaparecidos. (AP)
CULPABLE. Videla aceptó su responsabilidad, pero no pidió perdón a los deudos de los desaparecidos. (AP)

BUENOS AIRES (Agencias).–El exdictador argentino Jorge Rafael Videla murió a los 87 años en el penal de la localidad bonaerense de Marcos Paz, donde cumplía cadena perpetua por los delitos de lesa humanidad perpetrados durante el régimen de facto que lideró entre 1976 y 1981.

Falleció ayer, a las 8:25 horas, de muerte natural, informó el director del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel. La Justicia dispuso que se realice una autopsia para confirmar las causas del deceso, a la vez que se anunció que no recibirá honores militares en sus funerales.

Videla encabezó la junta militar que comandó el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que derrocó al gobierno constitucional de la presidenta María Estela Martínez de Perón y sumió a la Argentina en un terrorismo de Estado hasta diciembre de 1983.

LOS CRÍMENESDurante el régimen de Videla desaparecieron la gran mayoría de los 30 mil opositores a la dictadura militar que fueron torturados, en tanto unos 500 niños fueron robados a sus padres que se encontraban en cautiverio.

En el libro Disposición final, aparecido en 2012, el exdictador admitió por primera vez que el régimen hizo desaparecer a "siete mil u ocho mil personas" para evitar protestas dentro y fuera del país.

Nunca se arrepintió de su proceder ni reveló el destino de desaparecidos ni niños apropiados. Al contrario, reivindicó el accionar de la dictadura ante "una guerra interna iniciada por las organizaciones terroristas contra las instituciones del Estado argentino".

LAS REACCIONESUna vez enterados del deceso de Videla, los familiares de las víctimas, políticos y activistas de derechos humanos coincidieron en que el exdictador murió habiendo sido juzgado por los delitos que cometió y estando en una prisión común.

TENGA EN CUENTA

- Videla cumplía tres condenas, dos de ellas a cadena perpetua por delitos contra los derechos humanos. Asimismo, fue sentenciado a 50 años de cárcel por el robo de hijos de los desaparecidos.

- Además, se le juzgaba por las torturas cometidas en el marco del 'Plan Cóndor'.