Carrera loca. Carey condujo por la avenida que une al Capitolio con la Casa Blanca a 112 km/h. (AP)
Carrera loca. Carey condujo por la avenida que une al Capitolio con la Casa Blanca a 112 km/h. (AP)

WASHINGTON (EFE).– La mujer abatida el jueves por la Policía por sobrepasar con su auto la zona de seguridad del Capitolio y la Casa Blanca en Washington sufría de depresión posparto y pensaba que el presidente de EE.UU., Barack Obama, la acechaba, según indicaron fuentes familiares y policiales.

Según explicaron a la cadena NBC, la mujer, identificada como Miriam Carey, afroamericana de 34 años, tenía un historial de problemas de salud mental.

Carey trabajaba en una clínica dental en Stamford (Connecticut) y el dentista Barry Weiss, explicó a la cadena que Carey estaba trabajando para él en enero de 2012 cuando sufrió una caída que le provocó una lesión en la cabeza.

Su madre, Idella Carey, comentó a la cadena ABC que su hija tuvo una depresión posparto tras haber dado a luz en agosto en 2012 y unos meses después enfermó y fue hospitalizada.

Idella Carey dijo también que su hija no tenía "historial de violencia" y que no sabía por qué motivo viajó a Washington junto a su hija de poco más de un año de edad.

Los investigadores han encontrado en el apartamento donde vivía la mujer medicamentos para tratar la esquizofrenia y otros desórdenes mentales, según fuentes citadas por CNN.

El novio de Carey contactó con la Policía en diciembre pasado diciendo que temía por la vida de su hija, que tenía cuatro meses, y contó que la mujer creía que su casa estaba bajo vigilancia electrónica.