Patricia Victorio solo quiere que su hijo retorne a casa y que Diana Rivas no se vuelva a cruzar en sus vidas. (D. Vexelman)
Patricia Victorio solo quiere que su hijo retorne a casa y que Diana Rivas no se vuelva a cruzar en sus vidas. (D. Vexelman)

Una historia de seducción que tiene como protagonistas a una mujer de 25 años y a un menor de 13. Ella vive en el barrio cubano de Villa El Salvador y le ha hecho perder la cabeza al adolescente, que el domingo huyó de su casa, la mañana de ayer retornó –solo para sacar algo de ropa– y, apenas horas después, volvió a los brazos de su loco amor. Ahora, el paradero de ambos se ha convertido en un misterio.

Patricia Victorio García, de 42 años, le aseguró a Perú21 que nada ha podido hacer para lograr que su hijo se quede en su hogar. "Ni su hermano mayor ha podido convencerlo", señaló desesperada.

EN UNA DISCOTECALa madre comentó que su hijo, de iniciales A.R.V., conoció a Diana Rivas Rueda, de 24 años –quien decía ser de nacionalidad cubana–, en una discoteca de la zona. Contó que, a mediados de diciembre, A.R.V. desapareció por cuatro días. "Me dijo que había estado con un grupo de amigos. Lo cierto es que estuvo todo ese tiempo con Diana", manifestó.

En aquella oportunidad, amenazó con denunciarla por secuestro, pero llegó a un acuerdo con la familia de la muchacha. "Me dijeron que viajaría a Huánuco para quedarse a vivir allá, y así fue. Solo que hace algunos días volvió a Villa El Salvador", refirió.

El domingo, Patricia Victorio y el adolescente retornaron de un viaje que hicieron a Tacna. "Él tenía que jugar un partido de fútbol en Chorrillos, ya que pertenece al club Cantolao", indicó. Pero el muchacho nunca fue al encuentro deportivo, sino que pasó todo el día con Rivas Rueda.

Esa misma noche, la madre llamó a A.R.V. a su celular, pero contestó la mujer. "Luego traté de comunicarme con él, a su celular, pero me cortaba. Desde ese día no volví a tener noticias de mi hijo", señaló.

Al revisar la computadora personal del adolescente, descubrió varios correos electrónicos en los que la 'cubana' le prometía caricias y besos.

También contó que los hermanos del menor le confesaron que habían encontrado varios mensajes de recarga. "Yo solo le compré el celular. De hecho que las recargas las hizo la mujer", precisó.

El lunes, Victorio fue a la casa de Diana Rivas –en el barrio cubano– para saber dónde se hallaba su hijo. Discutieron fuertemente y la madre trató de ingresar al inmueble, pero solo recibió un portazo.

Ayer, familiares de la 'cubana' fueron hasta la vivienda de Patricia –ubicada en el barrio 1 de la cuarta etapa de la Urb. Pachacámac– y amenazaron con lanzarle piedras y cortarle la cara. Por esta razón, acudirá a la Policía con el fin de solicitar garantías para su vida.

Después de que el hecho fuera denunciado en el programa televisivo Abre los ojos, A.R.V. volvió a su casa únicamente para sacar ropa. El muchacho le confesó a su mamá que había mantenido relaciones sexuales con su enamorada. Hasta el momento no se ha vuelto a saber nada más de él.

Patricia Victorio denunció por secuestro y violación a Diana Rivas Rueda en la comisaría de Pachacámac. Al cierre de esta edición, representantes del Ministerio de la Mujer y de la Fiscalía habían acudido a la vivienda del menor para las investigaciones del caso.