TRAGEDIA. “Todavía quedan muchos cadáveres. No podemos decir cuántos”, señaló un socorrista. (Reuters)
TRAGEDIA. “Todavía quedan muchos cadáveres. No podemos decir cuántos”, señaló un socorrista. (Reuters)

ROMA (Agencias).– Tragedia en Italia. Un navío que transportaba inmigrantes africanos ilegales se incendió y zozobró frente a la isla de Lampedusa, lo que causó que más de 130 personas fallecieran. Sin embargo, se teme que la cifra llegue a 300, pues hay más de 150 desaparecidos. El barco zarpó de Libia con unas 500 personas.

Al cierre de esta edición, 93 cuerpos fueron recuperados pocas horas después del naufragio, mientras un equipo de buceadores halló otros 40 cadáveres dentro del casco de la embarcación, informaron fuentes de la Guardia Costera.

Según han declarado los sobrevivientes, proceden en su gran mayoría de Eritrea y Somalia. Entre las víctimas hay al menos tres niños y dos mujeres embarazadas, detalló el ministro del Interior de Italia, Angelino Alfano.

"Todavía quedan muchos cadáveres. Están todos apretados unos contra otros, solo se ven los primeros", explicó a la televisora SkyTG24 Giovanni de Gaetano, uno de los socorristas, visiblemente impresionado.

CAUSA DEL ACCIDENTETodo parece indicar que la embarcación sufrió una avería y los inmigrantes decidieron hacer fuego con mantas para llamar la atención cuando llevaban horas en alta mar, lo que causó un incendio, generó pánico y muchos inmigrantes se arrojaron al mar, desestabilizando la embarcación, que sufrió un vuelco.

"Salimos hace dos días del puerto libio de Misrata. En el barco íbamos más de 500. No podíamos ni movernos. Durante la travesía, tres barcos pesqueros nos vieron, pero ninguno nos socorrió", relató un sobreviviente al Corriere della Sera.

Las operaciones de búsqueda continuaban hasta ayer por la noche, pero "ya no tenemos esperanzas de encontrar sobrevivientes", declaró un miembro de la Guardia de Finanzas, la policía financiera que opera en el sector.

En tanto, el patrón del barco fue detenido. Es un tunecino de 35 años expulsado de Italia en abril pasado.

CONMOCIÓNPor su parte, el presidente de la República, Giorgio Napolitano, lamentó "la masacre de inocentes" y pidió a la comunidad internacional que decida urgentemente "el control de las costas de donde parten esos viajes de desesperación y muerte".

Asimismo, el papa Francisco señaló que "la palabra que me viene a la mente es vergüenza", al ser informado de la tragedia. Pidió "esfuerzos para que no se repita".

La alcaldesa de Lampedusa, Giusy Nicolini, se mostró conmocionada: "Es un horror, no dejan de sacar cadáveres", expresó.

Hoy ha sido declarado día de duelo nacional y se efectuará un minuto de silencio en todas las escuelas y en todos los campos deportivos.

TENGA EN CUENTA

- Segundo casoVarios barcos cargados de inmigrantes ilegales han desembarcado esta semana en el sur de Italia. Precisamente, el último fue la noche del miércoles, con 463 inmigrantes procedentes, al parecer, de Siria.

- Ola de inmigrantesMás de 25 mil inmigrantes han desembarcado este año en las costas del sur del país (Sicilia y Calabria). Cifra que representa el triple de casos de 2012.