Luis Castañeda Lossio defendió su tercera gestión. (Perú21)
Luis Castañeda Lossio defendió su tercera gestión. (Perú21)

Las últimas confesiones sobre el caso Lava Jato, conocidas esta semana, dejan claro que los dos alcaldes que precedieron a Jorge Muñoz pensaron que se les había elegido para gobernar la ciudad de los reyes de la coima y la corrupción.

Sin embargo, lo que José Adelmário Pinheiro, el Barata de OAS, ha revelado, preliminarmente, sobre sus negociaciones con Luis Castañeda Lossio y sus allegados, es solo el principio. Respecto a Castañeda, los funcionarios de la constructora brasileña recién han comenzado a cantar.

El equipo especial de la Fiscalía para el caso Lava Jato en el Perú presume que esto no se quedará en los 100 mil dólares de aporte a la campaña del exalcalde en 2014. Por eso, la carpeta Castañeda-OAS ya se ha abierto, y la planificación de la estrategia para la investigación ya se ha proyectado.

No obstante, llegar a un acuerdo con OAS y conseguir las declaraciones de sus más altos representantes le costó a la Fiscalía peruana un enorme esfuerzo. Pinheiro demoró en animarse a confesar sobre los sobornos que su empresa pagó en el Perú. El expresidente de OAS es un hombre de 72 abriles que enfrenta una sentencia de 16 años de cárcel en su país. Es probable que su poco interés en declarar recayera en esas tenues expectativas; hasta que la calidad del trabajo de los fiscales peruanos lo venció y lo llevó a decidirse a extender su colaboración a las investigaciones que se realizan en el Perú.

Así, mientras los fiscales del equipo especial de investigación interrogaban a Jorge Barata en Curitiba, el pasado 26 de abril, el coordinador del equipo de fiscales, Rafael Vela, debió redactar un documento en portugués, con el apoyo de la Fuerza de Tarea Lava Jato de Curitiba, solicitando al Ministerio Público Federal de Paraná, con base en Brasilia, que autorice a Pinheiro a declarar como aspirante a colaborador eficaz para las investigaciones en el Perú.

El trámite fue complicado, la homologación de colaboración eficaz de Pinheiro recién está por resolverse en Brasil; aún así, el Ministerio Público Federal de Paraná autorizó la extensión.

El testimonio del otrora mandamás de OAS se completará el 11 y el 12 de junio. En esos próximos días, José Aldemário (Leo) Pinheiro, expresidente de OAS, dirá cuánto pagó su constructora, y por qué obras, al tres veces alcalde de la tres veces coronada villa.

Las declaraciones de Pinheiro deberán ser corroboradas con documentos y los testimonios ofrecidos por Alexandre Portela Barbosa, el jefe de la caja de sobornos de OAS en Brasil.

Tomar las declaraciones de Portela, no será difícil; la homologación de su colaboración eficaz ya ha sido aprobada en su país. No hay duda entonces, los directivos de la constructora que hizo las obras más costosas de la Lima de los últimos 10 años cantarán al unísono y a viva voz.

Fernando Silva, el abogado de Pinheiro, estuvo presente durante la primera declaración de su representado en Curitiba, y afirma que tienen los documentos que probarán todo lo declarado.

La funcionaria de confianza de Castañeda, Giselle Zegarra, activa interlocutora entre la Municipalidad y OAS, aun cuando todavía no asumía funciones oficialmente, sería otra de las delatadas.

No solo se trataría de un significativo aporte de campaña entregado a Martín Bustamante, el hombre de confianza del exalcalde al que Lima conoció por años como el ‘Mudo’. ¿También en esto le ganará Castañeda a Villarán?

TAGS RELACIONADOS