notitle
notitle

Carmen González,Opina.21c.gonzalez@infonegocios.net.pe

Tenemos abierta la fábrica que produce sicarios adolescentes. Reflexionemos sobre sus orígenes en lugar de tomar medidas propias de nuestros miedos.

Vienen de áreas pobres, sin trabajo, con niveles ínfimos de estudios e historias familiares horribles. Llegaron a púberes con 'full' emociones destructivas y con un vacío enloquecedor. No pueden ver futuro.

Quieren lo inmediato y no valorizan ni sus propias vidas. No tienen el 'procesador' de frustraciones y odios que se hace con amor y tolerancia familiar y social. Desesperanzados, sin capacidad de entender lo que sienten, solo les queda descargar, matando.

Son psicópatas, pero su autoría también es social. Son víctimas de esta sociedad egoísta, narcisa, que no evalúa su responsabilidad histórica ni mira hacia el futuro. Prefiere autocomplacerse con sus 'avances económicos'.

La fuerza que le pone el presidente Ollanta Humala a la 'inclusión social' revela su humanidad, obviamente germinada en su hogar. Ayuda en la emergencia, pero ¿tendrá Luis Castilla humanidad como para apoyar los cambios que ataquen la raíz de la exclusión y de la pobreza? Difícil siendo el 'mejor ministro de Economía de Latinoamérica', tierra que, por sus sistemas económicos sociales, fabrica sicarios y otros trastornados.

Nuestros sicarios también tienen la Marca Perú, así es que…