notitle
notitle

Élmer Cuba,Al.Mercado@elmercuba en Twitter

Nos roban, contaminan los ríos, los suelos y el aire. No pagan impuestos. El Estado debe combatir esta actividad usando inteligentemente todos los recursos que tiene a la mano. Separar a los mineros artesanales con potencial de formalización es una buena idea. Permite su incorporación a la legalidad: no operar en zonas prohibidas, no usar técnicas contaminantes, mejorar regímenes laborales y –muy importante–pagar impuesto a la renta. Así, el canon minero puede ayudar a mejorar la infraestructura de los distritos donde opera. El proceso debe ser bien diseñado y cumplir sus hitos con rigor. Para el resto, la persecución hasta su de-saparición. Por ahora es más fácil que luchar contra el narcotráfico. La exportación de oro deja huella.