(Foto: FRANCISCO NEYRA / GEC)
(Foto: FRANCISCO NEYRA / GEC)

Mientras a los peruanos nos absorbe la histeria febril de la campaña, en el Congreso avanzan a hurtadillas leyes antitécnicas e irrazonables. En la agenda del Pleno de hoy, por ejemplo, se ha incluido el dictamen de la Comisión de Educación que propone que tres institutos y escuelas superiores se conviertan en universidades. Así, de un plumazo. Esta es, dicho sea de paso, solo una de las 14 iniciativas que se han presentado en este Congreso para crear universidades (cinco son de AP y dos de SP).

El dictamen no ha sustentado el impacto presupuestal de la medida y es por eso que no tiene opinión favorable del MEF, tal como lo exige la Ley Universitaria para la creación de universidades públicas. Pero no importa, para qué enfrascarnos en tecnicismos si la iniciativa igual puede seguir su curso hasta llegar al Pleno y aprobarse en olor de multitudes (así parecen pensar en Educación).

Para comenzar a prestar el servicio educativo, toda universidad debe contar con el licenciamiento de la Sunedu y, para obtenerlo, necesita cumplir con condiciones básicas de calidad (como infraestructura y contratación de docentes con grado de maestro). Difícil que estas “universidades” alcancen estos estándares: no tienen las condiciones y su presupuesto es acotado.

¿Qué pasará entonces con los estudiantes? Es posible que no puedan seguir estudiando, porque la escuela o instituto desaparecería y la universidad tampoco obtendría el licenciamiento. Sin embargo, no hay claridad, ya que no existe la figura de la conversión de escuela a universidad. Solo hay tres antecedentes del Congreso anterior que, en un ejercicio de interpretación auténtica, cambió la denominación de tres escuelas de arte a universidad. Desde hace tres años están en el limbo, sin pasar el licenciamiento y sin presupuesto.

Haría bien el congresista Luis Dioses (SP), promotor de la iniciativa y presidente de la Comisión de Educación, en explicar ante la representación nacional qué justifica esta ley.

TAGS RELACIONADOS