notitle
notitle

Lucía de Althaus,Opina.21www.parentalidad.pe

Mi hija de 6 años, una niña saludable y alegre, se acostó el otro día aparentemente tranquila. De pronto, al apagar la luz, empezó a llorar, diciendo que tiene miedo de que le pase lo que le pasó al tigre de la película que vio (fue arrojado al río por unas piedras y murió). Sorprendida, traté de calmarla utilizando la razón: que ella no es un animal y que no vive en un dibujo animado. Pero ella seguía llorando y exclama casi gritando ¡pero sí me puede pasar algo así!. La abracé y entendí que estaba necesitando que le hablara con la verdad: las tragedias suceden y la vida puede ser más dolorosa de lo que queremos aceptar. Le dije entonces que tenía razón, que en esta vida existen los accidentes y que las personas que queremos pueden morir y que es natural sentir miedo por eso. Pero que no había que olvidarse que por suerte estamos bien, y que yo y su papá tenemos la intención de cuidarla mucho para protegerla y que podemos disfrutar lo que tenemos. Luego le pregunté "está bien mi amor?", y casi dormida me responde "si mami". La verdad, al hacer sentido, tranquiliza.

TAGS RELACIONADOS