notitle
notitle

Nutricionista

No nos abrumemos con muchos cambios este 2015, pero podemos intentar algunos.

Un hábito importante: beber buena cantidad de líquido. Por ello, recomiendo tomar un vaso de agua a media mañana y otro a media tarde durante varios días hasta que el cuerpo se acostumbre y empiece a sentir las ganas de tomar agua. Otro consejo: reducir o eliminar el consumo de gaseosas.

Por otro lado, propongo dejar de añadir sal a las comidas, eliminar el salero de la mesa y preparar comidas bajas en este componente.

Del mismo modo, debemos evitar el exceso de dulce. Para disminuir el azúcar que echamos al café u otras bebidas, es bueno bajar de dos a una cucharita y media, y posteriormente a una.

En tres semanas deberíamos estar acostumbrados a tomar estas bebidas sin dulce ni edulcorante. Logremos fácilmente algunas metas para este año y nuestra salud lo agradecerá.