LA PASA MAL. Barack Obama volvió a pasar una situación difícil con Merkel por culpa del espionaje. (AFP)
LA PASA MAL. Barack Obama volvió a pasar una situación difícil con Merkel por culpa del espionaje. (AFP)

BERLÍN/WASHINGTON (Agencias).– El espionaje de Estados Unidos en el mundo parece no tener límites. Luego de las quejas de los gobiernos de Francia y México por el accionar de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense en sus comunicaciones, ayer se sumó la queja del Gobierno de Alemania, que afirma tener indicios de que los servicios secretos de EE.UU. han 'chuponeado' el teléfono celular de la canciller Angela Merkel.

El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, solicitó a su par de Estados Unidos una "explicación inmediata y completa" de las informaciones que apuntan a que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) habría intervenido las llamadas de la mandataria alemana durante años.

Seibert confirmó así las informaciones aparecidas en la revista alemana Der Spiegel.

Las sospechas de que la NSA haya espiado las conversaciones privadas de la mandataria llevaron a Merkel a llamar a Obama para pedirle explicaciones.

"La canciller alemana le dejó en claro que este tipo de prácticas, si resultan ser ciertas, son condenables e inaceptables. Ello supondría una fuerte ruptura de la confianza", explicó Seibert.

Sin embargo, Obama le aseguró personalmente a Merkel que los servicios de Inteligencia norteamericanos no están vigilando sus conversaciones telefónicas.

Hace un par de meses, Obama visitó Berlín y le aseguró a Merkel que los servicios de Inteligencia de los Estados Unidos no habían invadido la intimidad de los alemanes.

SABÍA QUE

- El Parlamento Europeo votó a favor de suspender el acceso de EE.UU. a una base de datos financieros debido a que este país estaría obteniendo información de la Unión Europea para otros fines.