notitle
notitle

Economista

Existe en América Latina un mercado desatendido ávido por productos y servicios de calidad, 408 millones de personas, es decir el 70% de la población de la región, un segmento que representa un mercado de US$760 mil millones anuales, según estimaciones del BID. Se preguntará si existen empresarios que dejan pasar esta oportunidad. Pues son pocos los innovadores que han comenzado a atender a lo que se llama la base de la pirámide. Con el crecimiento de las clases medias en América Latina, estamos hablando del segmento poblacional que no es pobre extremo y cuyos ingresos están alrededor de los $10 por día. Esta población busca la mejor educación para sus hijos, servicios de salud, de vivienda, servicios financieros, entretenimiento, telecomunicación, comida fuera del hogar y algunos bienes suntuarios. Aquí el negocio no es por margen de ganancia, sino por escala y lo masivo requiere de buenos sistemas de distribución y de logística, incluyendo sistemas de ventas que incluyan a los miembros de esta población objetivo. Podemos ver muchos negocios innovadores en las favelas de Río, como en los conos de Lima y México. Lo que han hecho estos innovadores ha sido encontrar soluciones adecuadas al cliente que quieren atender.

Desde 2008, EL BID a través de Oportunidades para la Mayoría (OMJ) financia empresas medianas y grandes, y a instituciones financieras de la región, en 18 países, que emprenden o ya tienen modelos de negocios rentables que proveen bienes o servicios en diversidad de sectores a las personas de bajos ingresos. En el Perú, financia proyectos de educación con escuelas que atienden a más de 23,000 alumnos en solo 3 años y de financiamiento de la construcción de vivienda incremental para microempresarios y personas naturales. Si le gusta la idea de invertir en el desarrollo de este mercado rentable y conocer las experiencias más interesantes de la región, no se pierda la tercera edición del Foro BASE que se celebrará en la Ciudad de México del 29 de junio al 1 de julio de este año. Esta es la plataforma regional por excelencia que congrega a casi 2,000 empresarios, gobierno, inversionistas, instituciones financieras, emprendedores y demás actores que creen en el potencial de mercado y desarrollo de la base de la pirámide.

Sería buena idea que pensáramos en medidas promotoras de este tipo de negocios, bajando la cantidad de trabas burocráticas y los sobrecostos innecesarios, puesto que además de servir al consumidor son grandes generadores de empleo.