Después de antecedentes tan alarmantes como el del Mercado Modelo de Frutas de La Victoria, o el Mercado Central en Lima, que luego de someterlos a las pruebas respectivas, registraron un altísimo índice de comerciantes infectados con COVID-19, volvió a ponerse sobre la mesa el tema de los mercados populares como focos infecciosos y la necesidad de que las autoridades cerraran esos locales y dispusieran su reestructuración, para que tanto vendedores como clientes pudieran llevar a cabo sus compras y ventas sin poner en riesgo su salud, como en su momento lo advirtió Perú21.

Sin embargo, con el paso de los días, se han producido casos también emblemáticos, pero, felizmente, en el sentido contrario. El propio presidente de la República, Martín Vizcarra, se encargó de encomiar públicamente el ejemplo que dio al país el Mercado Modelo Grau de Tacna, al cual se le hizo una evaluación similar al del mercado de frutas limeño: de los 175 comerciantes pasados por los exámenes, ninguno estaba infectado, es decir, las pruebas arrojaron un nivel de contagio del 0%.

Ello porque la asociación de comerciantes de este popular centro de abastos tomó una serie de medidas sanitarias para mantener a raya los embates del patógeno entre su gente y, por extensión, entre su clientela. Todos asumieron la responsabilidad como suya y cumplieron al pie de la letra las recomendaciones de los especialistas, con lo que la excelencia en los resultados no se hizo esperar, resultando beneficiada no solo la salud familiar en la zona, sino las ventas en general, por la fiabilidad que ofrece este mercado.

El de Tacna es un modelo para la “nueva normalidad” que nos espera después de la cuarentena y demuestra que hay ciudadanos mayores de edad dispuestos a hacerse responsables de su salud, organizándose para trabajar cuidándose y cuidando a su clientela. No podemos seguir esperando que el Estado vele por todos nosotros en todos los rincones de la patria y a toda hora. Quienes sean capaces de organizarse, pueden y deben salir a trabajar. La vida en sociedad ahora requiere solidaridad y que nos cuidemos unos a otros.