CASTIGADO POR HERENCIA. Su vida estuvo marcada por el abuso. (Difusión)
CASTIGADO POR HERENCIA. Su vida estuvo marcada por el abuso. (Difusión)

FLORIDA (Agencias).– La violencia y los abusos sexuales fueron una constante en la vida de Cristian Fernández, un adolescente que con solo 13 años es el reo más joven en los Estados Unidos y enfrenta la cadena perpetua por matar a golpes a su hermanastro, de 2 años, al que cuidaba en su casa de Jacksonville (Florida).

Fernández tiene una historia aterradora. Fue un hijo no deseado por su madre, Biannela Susana, quien lo concibió a los 14 años tras ser violada por un vecino que fue condenado a 10 años de prisión.

La primera vez que Fernández apareció en los medios fue tras ser hallado desnudo y sucio por la Policía en las calles de Miami. Él y su madre habían huido de la casa de su abuela, quien era drogadicta y hacía de sus vidas un infierno.

Con solo 3 años de edad, fue expulsado de un nido por bajarle los pantalones a un compañero y simular el acto sexual. Según los servicios sociales, el pequeño sufrió abuso sexual por parte de un primo.

Seis meses antes de cometer el asesinato, Fernández fue golpeado brutalmente por su padrastro, que luego se mató.

TENGA EN CUENTA

- La fiscalía acusa a Fernández de asesinato en primer grado y pidió que se le juzgara como un adulto.

- Una iniciativa ciudadana recogió 190 mil firmas para que al niño no se le juzgue como adulto, pero esta fue rechazada para "proteger a la sociedad".