Meme de sí mismos

“¿Acaso la frase ‘ahora solos hemos blindado a César Hinostroza’ deja dudas de que Fuerza Popular tenía conciencia del blindaje a favor del juez de marras? Es una coordinación de blindaje explícita”.

Héctor Becerril

El informe que recomienda la destitución e inhabilitación de César Hinostroza mencionaba a Héctor Becerril. (Foto: USI)

Augusto Rey
Augusto Rey

Durante buena parte de ayer pensé que lo del chat con las frases “que el Gobierno se vaya al carajo con su referéndum”, del congresista Becerril, y “ahora solos hemos blindado a César Hinostroza”, de la congresista Aramayo, eran broma. En estos tiempos conviene ser incrédulo con tanta imagen trucada que circula por ahí si se quiere evitar una patinada por apresurado. Parecían uno de esos mensajes falsos que saltan de teléfono en teléfono y de tuit en tuit. Pero no, vemos que el núcleo fujimorista ya no necesita de memes ni exageraciones. Son un meme en sí mismos.

La función principal del lenguaje es la comunicación. Las ambigüedades traen el riesgo de distorsionar el mensaje, así que mientras más clara, simple y directa se transmita una idea, mucho mejor. Por eso, los whatsapps de La Botica pueden calificarse de eficaces: no dejan espacio para la duda.
¿Acaso la frase “ahora solos hemos blindado a César Hinostroza” deja dudas de que Fuerza Popular tenía conciencia del blindaje a favor del juez de marras? Es una coordinación de blindaje explícita a favor de quien existía fuertes sospechas, luego comprobadas, de ser parte de un entuerto judicial. Tranquilamente podría calificarse de uso del poder político para la obstrucción de justicia. ¿Eso no es razón para una acusación constitucional contra los implicados?

No se trata, como algunos han querido interpretar, de que el lenguaje de La Mototaxi y ahora La Botica es propio de la arena marginal que el fujimorismo ha pretendido representar. No es la jerga, el chongo o la ligereza que un grupo de patas puede tener, es una bancada de legisladores que se muestra organizada, una y otra vez, en torno a una forma perversa de entender el ejercicio del poder. Y esto es solo lo que conocemos. ¿Se imaginan si hubiesen gobernado?

Ir a portada