Luisa Revilla, la primera regidora transexual elegida en el Perú. (Foto: Lucía Yglesias)
Luisa Revilla, la primera regidora transexual elegida en el Perú. (Foto: Lucía Yglesias)

Autor: Lucía Yglesias.lucia.yglesias@peru21.com

Decidió enfrentarse a una sociedad llena de prejuicios. Pese a que en su DNI figura como Luis Revilla Urcia, se siente mujer y prefiere que la llamen Luisa. Ese temple la impulsó a postular en las últimas elecciones a una regiduría en el convulsionado distrito de La Esperanza, en Trujillo, de la mano del movimiento del coronel retirado Elidio Espinoza. Ahora dice con orgullo que es la primera concejal transexual elegida por voluntad popular en el país.

¿Cómo será su rol en la comuna de La Esperanza?Aplaudiré la gestión del reelecto alcalde Daniel Marcelo (Alianza para el Progreso) cuando deba hacerlo, pero, cuando algo no esté correcto, fiscalizaré como la persona más neutral y concertadora que pueda existir. Confío en mis capacidades y no voy a defraudar a quienes me eligieron.

¿Qué proyectos impulsará desde la regiduría?Hay una ordenanza distrital que busca eliminar la discriminación, buscaremos su implementación y aplicación. El proyecto está a un 80% de concretarse. Esperemos que el alcalde, pasada esta época electoral, se muestre abierto y nos invite al diálogo.

¿En qué consiste la norma?Es la ordenanza de la igualdad, de la tolerancia, de la no discriminación. Por ejemplo, en los colegios debería enseñarse a respetar a todas las personas por igual, sin importar su orientación sexual. La normativa también incluye el libre tránsito en lugares públicos y privados, porque cuando una persona transexual va al hospital es marginada. En Argentina y Chile no existen estos prejuicios, aquí todavía les cuesta y no se dan cuenta de que todos tenemos los mismos derechos.

¿Considera que las autoridades han hecho algo por la igualdad de derechos?Falta voluntad. Por ejemplo, en la región (La Libertad) ya se ha aprobado una ordenanza, pero por la coyuntura electoral aún no ha sido implementada, se requiere un arduo trabajo técnico. En la Municipalidad Provincial de Trujillo, el avance es cero. Espero que con mi trabajo en La Esperanza podamos marcar un precedente y que la normativa se extienda.

¿Qué debe esperar la comunidad gay de su gestión?Mi mayor anhelo es conseguir que la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) ingrese al presupuesto participativo, porque, a pesar de estar reconocidos como parte de la sociedad civil, aún no existe la voluntad de nuestras autoridades. Actualmente son seis asociaciones LGBT a nivel regional que necesitan difusión y apoyo.

¿De qué manera impulsará la inclusión?Le propondré al alcalde Daniel Marcelo que el municipio se transforme en un ente impulsador de la no discriminación, pero no solo de las personas homosexuales, sino también de hombres, mujeres, niños y discapacitados.

Sus críticos afirman que debido a que pertenece a la comunidad gay solo abogará por ella. ¿Qué les diría?Que se quiten eso de la cabeza, voy a trabajar por todos los ciudadanos esperancinos. Yo represento a todos aquellos sectores que alguna vez vieron vulnerados sus derechos. Cuando un heterosexual venga a mi oficina, lo atenderé de la misma manera. Que entiendan que todos somos hermanos.

Como oposición, ¿qué espera de la nueva gestión del alcalde?Que mejore el aspecto social. Somos testigos de que en los asentamientos humanos aún no hay agua ni desagüe. Tampoco hay mecanismos concretos para disminuir la pobreza. Además, las cifras de extorsión y sicariato no han disminuido.

¿Cómo colaborará en la lucha contra la delincuencia en La Esperanza, que se considera uno de los distritos más peligrosos de Trujillo?El resentimiento social origina que las personas cometan barbaridades, esa es la base de la violencia. Si no eliminamos la discriminación, no lograremos erradicar la delincuencia. ¿Acaso alguien se ha interesado en saber qué le falta a estas personas? ¿Alguien sabe qué las llevó a salirse del rumbo correcto de la vida? Nadie. Las autoridades no se han preocupado por recuperar sus valores o que los programas sociales tengan verdaderos resultados. Allí empezaremos a trabajar.

¿Cómo espera que la traten en el municipio?No me voy a ofender si me dicen Luis o Luisa, siempre que sea con tolerancia y respeto. Prefiero que me llamen Luisa. Sin embargo, el nombre no me hace ni más ni menos. Pero en mi credencial figurará en femenino.

¿Cómo incursionó en la política?El coronel ® Elidio Espinoza sabía de mi trabajo en el distrito y en diversas organizaciones sociales. Por ello, me invitó a participar en su movimiento político. Ojalá que con este ejemplo las demás organizaciones nos den más espacio en las próximas elecciones. No es necesario que exista ninguna ley que obligue o estipule ello.

¿Cree que se aprobará el proyecto de la unión civil?La perseverancia nunca acabará, que los congresistas y la sociedad entiendan que el proyecto es solo el aspecto legal.

AUTOFICHA

- "Tengo 43 años. No he tenido una vida fácil porque he saboreado la pobreza extrema y he tenido que trabajar en servicio de limpieza. Mi padre era abogado, un gran profesional, pero nunca me apoyó, por lo que mi madre tuvo que cumplir ambos roles para sacarme adelante".

- "He representado a la comunidad LGBT en diversos países. Hace un año y ocho meses, ingresé al Movimiento Regional para el Desarrollo con Seguridad y Honradez, liderado por Elidio Espinoza, electo alcalde de Trujillo".

- "Soy coordinadora sectorial de la junta vecinal de seguridad ciudadana en el sector Manuel Arévalo y también he trabajado en zonas marginadas como Wichanzao. Por eso los moradores de La Esperanza decidieron darme la oportunidad de representarlos".