(Alberto Orbegoso)
(Alberto Orbegoso)

Regina Alcóver,ActrizAUTOR: GONZALO PAJARESgpajares@peru21.com

Tiene un programa en Radio Felicidad y, desde este lunes, Regina Alcóver vuelve a hacer un rol protagónico en la TV ¡después de 40 años! Ella misma se sorprende de esta situación, pero está feliz de protagonizar Derecho de familia (L a V, 5:30 p.m., en América Televisión) y de haberse dejado convencer por Gian Marco, su hijo, para hacer una temporada musical, Antes que me olvide, todos los jueves de febrero en el Cocodrilo Verde (F. de Paula Vigil 216, Miraflores). A oírla, a verla y a disfrutarla.

Tienes una buena imagen, ángel, carisma; además, trasmites ternura…Con los años, o te pones mejor o te pones peor; yo tiendo a ponerme mejor. Tengo una filosofía de vida en la que trato de corregir errores. Yo mejoro cada día porque conozco mis debilidades, mis fallas; antes era muy fosforito pero, felizmente, quienes somos fosforitos nos apagamos rápido (ríe).

No pareces acelerada…Al contrario, soy una persona que va sobre una moto por la vida, siempre corriendo, siempre apurada, tropezándome con todo lo que encuentro. Cuando voy a mi médico, este se muere de risa porque mi corazón tiene un galope extraordinario, diferente a los demás, medio sincopado; pero mi esencia es buena. Esta simpatía de la que hablas me brota, no la fuerzo, pues en mí se nota todo… hasta mis años, tengo 65 y soy feliz. He evitado las cirugías, pero respeto a quienes se las hacen. Si son felices así, felicitaciones, pero yo no me hago una cirugía ni a rastras.

Esa naturalidad se nota en la radio…La radio es una maravilla, es mística, es mágica, es una bendición estar allí. Además, como artista nací en Radio Nacional y, quizás por ello, me impresiona más que el teatro o la TV. Es increíble que alguien te diga que tu voz le da paz; ante esto, una se siente importante, que está cumpliendo una misión.

¿Cómo te llevaste con tus parejas?Siempre he creído en el amor; me he pasado la vida casada, no me ha ido tan mal (ríe). El hombre es una figura maravillosa en mi vida, y no lo digo porque me haya casado cuatro veces, sino porque veo en él a la figura familiar que representa la protección, la seguridad. Yo no diré nunca nada malo de un hombre, y tampoco me arrepiento de nada de lo vivido a su lado.

¿Has repasado tu vida?Sí, porque debemos mirarnos más, darnos cuenta de nuestros errores y ser nuestros propios psicólogos. He sido muy crítica conmigo, un 'dedo', pero hoy me trato con más cariño y, si me equivoco, corrijo, ofrezco disculpas, pero también sé poner límites, sé decir no.

¿Fuiste una buena mamá?Sí, lo debo de haber sido porque mis hijos me adoran (ríe). Gian Marco me ama y me lo demuestra a cada momento. Mía, mi hija, tiene 28 años y vive en Boston. Con ambos viví situaciones distintas: con Gian Marco nos amamos y respetamos, pero no pasé la peor etapa de su vida –la adolescencia– con él, pues vivió esos años con su padre. Mía, en cambio, pasó 24 años a mi lado, y me tocó vivir aquella etapa donde los hijos no quieren mucho a sus papás. Gian Marco, mi angelito, no tiene mucho tiempo, pero siempre me da una importancia enorme, me hace sentir segura. Con Mía converso horas y horas; me ha dicho que nuestro entendimiento es vital para ella, que lo siente como un premio.

¿Qué sentiste cuando Gian Marco dijo que había vivido un episodio de uso de drogas?Gian Marco es dueño de su vida, yo no censuro a mis hijos. ¿Su confesión fue innecesaria? Yo no le dije nada, cada uno debe ser como es y ser responsable de lo que hace y, también, de lo que dice.

¿Cómo enfrentaste, en su momento, ese episodio?Lo supe cuando ya había pasado todo. ¿Me sentí responsable? Fui responsable de haberme ido, de no haber estado con él. Yo le dije que viniese conmigo, pero él decidió quedarse con su papá. Ojo, no me estoy excusando: me hubiera encantado estar en momentos en que me necesitó, por ello siento cierta bronca.

¿La ficción te ha ayudado a enfrentar la vida?Sí, porque interpretar tantos personajes diferentes te da una perspectiva de vida, acción y comportamiento. Además, yo sigo este consejo de mi abuela: "Disfruten lo que hacen, pero no se crean nada porque todo es efímero". Si algo ha sido permanente en mi vida es la fe, mis ganas de salir adelante, mi capacidad de distinguir lo bueno, lo malo y lo feo.

No tuviste 15 minutos de fama sino una vida. ¿Cómo has llevado esta situación?No dejé que entrase en mi vida; siempre vi en mi oficio un trabajo como cualquier otro. Claro, igual emociona volver después de 13 años a la TV y ¡después de 40 años a un protagónico!, como me pasa hoy con Derecho de familia. Hacerla es un placer. Es una serie que se inspira en casos de la vida real, y donde el papel de mi hija lo hace María Grazia Gamarra, una joven con un ángel increíble. Si sigue así, será nuestra nueva gran actriz.

AUTOFICHA

- Tengo 65 años y soy feliz. No oculto mis años. Además de actuar y de estar en la radio, soy compositora de algunas de las canciones de Yola Polastri.

- Hay mucha gente joven que escucha mi programa de radio, y eso pasa porque no es del recuerdo doloroso, sino del que te hace feliz.

- He disfrutado de 'Regina Alcóver' porque es popular, pero es un ser humano común y corriente, con 80 mil errores… felizmente. Sin errores, la gente no crece.