¿Me escuchan? ¿me oyen? ¿me sienten?

“Antes que otra cosa, esta cantaleta tiene toda la pinta de ser un nuevo intento por construir la falsa sensación de persecución e inestabilidad política. El aprismo tiene viejos zorros entre sus filas”.

Alan García

El ex presidente dijo que le resulta importante confiar en que en el Perú “hay independencia de poder”. (Foto: Mario Zapata / GEC)

¿Me escuchan? ¿me oyen? ¿me sienten? (Foto: Mario Zapata / GEC)

Augusto Rey
Augusto Rey

En pocos días hemos pasado de “golpe de estado”, “persecución política” y “asilo democrático”, a “chuponeo montesinista”. Disculpen la incredulidad, pero considerando que los primeros tres capítulos de la novela fueron una farsa, me cuesta creer que este último sea real.

Resulta inverosímil que un chuponeador se estacione visiblemente en la puerta de la casa, rodeado de militantes apristas y periodistas, para realizar “escuchas”. Ni el más torpe organiza un operativo ilegal así, sobre todo si lo que se sabe es que el equipo que había dentro de la camioneta no era de “chuponeo”, sino de captura de imágenes y transmisión de video que la policía usa en operativos de seguridad. Con el adicional, además, de que el secretario de García había pedido mayor protección y esa sería precisamente la razón por la que la camioneta estaba ahí.

Pero si algo sabe hacer muy bien la primera línea de defensa alanista es aprovechar cualquier ocasión para armar un bolondrón, así que antes que otra cosa, esta cantaleta tiene toda la pinta de ser un nuevo intento por construir la falsa sensación de persecución e inestabilidad política. El aprismo tiene viejos zorros entre sus filas, así que subestimar su capacidad para armar zozobra sería un error primarioso.

Con este ambiente tan caldeado, no me sorprendería que el domingo existan intentos infructuosos por boicotear el referéndum que amenaza con ser una rotunda derrota política para el alanismo y, su aliado, el keikismo, quienes, por cierto, están más unidos que nunca. El mejor ejemplo de esta hermandad es la norma aprobada el mismo miércoles, que, salvo que el Ejecutivo la observe, será usada como argumento central para dejar sin piso a todas las investigaciones sobre financiamiento de partido políticos. Esta historia recién comienza.

Tags Relacionados:

Alan García

Ir a portada