Foto: Mario Zapata.
Foto: Mario Zapata.

Jaime Yzaga,TenistaAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Quienes lo vimos jugar, reconocemos en Jaime Yzaga a nuestro mejor tenista. Además, es un empresario exitoso vinculado al deporte. Estos días, por convicción, apoya la campaña 'Solo+18', de Backus, para que los menores de edad no beban alcohol. "El deporte te ayuda a ganar y a perder, a llevar el éxito con humildad y a recuperarte pronto de la derrota. Te forma como persona, te aleja de los vicios y te prepara para la vida", nos dice. Todo un ejemplo.

El mejor partido de tenis que se ha visto en el Perú es el que jugaste con Agassi, a fines de los 80, en la Copa Davis…Ese partido tiene jugadas muy bonitas. Era un tenis más clásico del que hoy se juega. Yo tenía mucha variedad de golpes. Agassi era un chico joven y con mucho talento que no tenía conciencia de lo que hacía: le pegaba a la bola como viniese y esta avanzaba a una velocidad altísima que, por entonces, no era conocida. Yo contrastaba su velocidad con mi variedad de golpes, con mi talento natural, aquel que la gracia de Dios me dio. Esto hizo que el partido fuera muy bonito.

¿Volverá el tenis a recuperar esta belleza? Por ejemplo, gracias al Barcelona, el fútbol volvió a ser bonito…En el fútbol, si tienes gente hábil, puedes tener la posesión de la pelota y, con ello, el rival no te puede hacer daño. En el tenis, en cambio, la pelota siempre regresa, siempre te pueden hacer daño. Además, en el tenis, el jugador pequeño debe estar mejor preparado físicamente que el grandazo. Lo que hoy falta en el tenis es variedad, variedad que sí posee Federer, pero hay pocos como él. Hoy, muchos tenistas creen que solo con la fuerza pueden ganar, lo que no es cierto.

¿Ser aliancista contribuyó a la belleza de tu juego?No. Pero sí es verdad que fue muy importante en mi carrera: siempre llevaba conmigo una camiseta de Alianza Lima y una bandera de Perú conmigo. Y, aunque te parezca mentira, la camiseta era la número 4, la de Frank 'Carretilla' Ruiz (risas). En una Davis, para motivarme, hasta pedí que pintaran el '4' en la cancha del Lawn Tenis.

¿Con diez centímetros más hubieras sido un top ten?(Ríe). No lo sé, quizás me hubiera dedicado a otra cosa, quizás hubiera sido un centro delantero.

Tenías un carácter difícil. ¿Con otro carácter sí hubieras sido un top ten?No. Al contrario. Si bien muy joven me perjudicó, al madurar mi carácter me favoreció. Yo supe orientarme por buenos psicólogos. ¿Los hinchas vivían temerosos por mi carácter? Lo sé, lo sé. Recuerdo partidos de la Davis donde la gente no podía decir nada; si lo hacía, yo hacía un escándalo. Sin embargo, con el tiempo, estas cosas dejaron de afectarme y hasta disfrutaba jugar en Lima, con la gente de mi lado.

Como jugador no llegaste al grupo mundial de la Davis, pero sí como capitán del equipo. ¿Fue tu revancha?Siempre he dicho que los jugadores de fútbol deberían tener como prioridad ir a un Mundial. Como no la tienen, no vamos; el día que la tengan seguro iremos. Incluso en su club deberían entrenar pensando en un futuro Mundial. Esto fue lo que hice cuando aprendí a jugar la Copa Davis: manejar la presión, aprender a jugar de local y de visitante, saber jugar en equipo; cosas que, como el tenis es individual, uno no sabe. Y dentro de este aprendizaje decidí que, en mi carrera, la Davis sería mi prioridad pues quería llegar al Grupo Mundial. Esto sucedió después de jugar contra Australia, una experiencia impresionante. Además, sabía que esta decisión potenciaría mi carrera pues me iba a preparar mucho mejor. Al tener un objetivo que no solo te involucra individualmente, sino a todo el país, uno se hace más responsable, incluso en la vida diaria. Lamentablemente, como jugador no logré ese objetivo. Entonces, cuando me propusieron ser capitán del equipo de la Davis, me puse como objetivo llegar al Grupo Mundial. Tuve la suerte de que los tenistas que dirigí entendieron esto y priorizaron la Davis.

¿El tenis peruano está en crisis?En el Perú, el tenis estará en crisis toda la vida. Tener un gran jugador no es tener éxito; el éxito consistirá en masificar el tenis. Así ya no solo tendremos un gran jugador, sino diez o quince.

Pero 'Lucho' Horna y tú potenciaron el tenis…No es suficiente. Dime, ¿qué beneficios nos trajo? Ninguno. ¿Por qué cada municipalidad no construye unas diez canchas públicas en beneficio de la comunidad? El costo, para sus presupuestos, es mínimo. Así se le da bienestar y posibilidades de desarrollo a la gente. Hoy la gente ve mucho tenis, pero ¿dónde lo juega? En ningún lado.

Ahora eres empresario…Las transiciones son difíciles, no es fácil dejar el deporte, dejar de ser el centro de atención, que todo esté preparado para que hagas las cosas bien. Hay tenistas que han vivido algunos colapsos. Yo tuve suerte y no pasé por esto porque pude engancharme muy rápido en una empresa vinculada al deporte: Sport Life, la cadena de gimnasios.

AUTOFICHA

- ¿Que yo jugaba tenis tan bonito como Cueto jugaba fútbol? Cómo crees, él fue un verdadero poeta, hacía cosas espectaculares. Yo era bueno, pero había mejores.

- Puse una cadena de gimnasios porque los que había acá, comparados con los que visitaba fuera, eran pésimos. Así nació Sport Life.

- Nunca pensé vivir fuera del Perú. Hoy, mi empresa está preparada para vestir un estadio: desde la cancha, la pista atlética y las butacas hasta las pantallas LED.