(Foto: Ministerio de Salud).
(Foto: Ministerio de Salud).

La Federación Médica y el Colegio Médico del Perú han recomendado a la ciudadanía volver al uso de las mascarillas en lugares cerrados y en aquellos espacios donde existan aglomeraciones. El país se encuentra viviendo ya la quinta ola de contagios de COVID-19. Aunque el gobierno anunció que todavía en dos semanas iba a decidir si se restituía la obligatoriedad de usar estos implementos para amenguar la propagación del patógeno entre la población, el Minsa respaldó el pedido de las instituciones mencionadas sobre su uso optativo en lugares cerrados.

Los indicadores de contagios, hospitalizaciones y –en menor medida– muertes han ido en aumento en las últimas semanas. La decisión apresurada del exministro cerronista Jorge López de acabar de un plumazo con todas las medidas, en lugar de hacerlo por etapas, está pasando factura. Peor aún en un contexto en el cual nada se avanzó y nada se aprendió sobre mejoramiento de infraestructura e implementación de áreas UCI. Se dejó a la deriva lo único que había funcionado: las campañas masivas de vacunación para cerrar brechas.

Por otro lado, el caos en que está sumido Essalud apenas si le permite planificar políticas sólidas de salud a corto, mediano o largo plazo. Ello, debido al constante cambio de ministros, de denuncias de irregularidades e incompetencia casi generalizada de las nuevas jefaturas en el sector, asignadas menos por trayectorias profesionales que por pagar favores políticos.

A diferencia de la amenaza de la gripe aviar –preocupante, asimismo, pero más focalizada– que sí ha encendido las alarmas en la ciudadanía, la escasa credibilidad y nulo liderazgo del gobierno agravarán el problema si es que la ola comienza a cobrar dimensiones que la alejen de lo manejable con el simple “piloto automático” que parece haberse puesto en el Minsa, incluso antes de la llegada de Kelly Portalatino a dicha cartera.

Corresponde entonces que los peruanos volvamos a cuidarnos, pues este gobierno difícilmente puede garantizar que tomará las medidas adecuadas en el momento que se necesiten. Completar las vacunas pendientes, para empezar. Porque si hemos aprendido la lección, sabemos que la temporada de fiestas –como la que se avecina– es el mejor caldo de cultivo para el bicho.

TAGS RELACIONADOS