notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.Mercadoeferreyros@peru21.com

Se vulnera el principio de no discriminación que garantiza la Constitución. Hoy, el Perú usa principalmente el transporte terrestre, pero casi nunca el marítimo, pues la ley lo niega en la práctica. El mar debe ser una gran carretera de transporte. Así eliminaríamos los altos sobrecostos que generan a nuestro comercio exterior el caos vehicular y la inseguridad en la zona portuaria del Callao (contenedores robados, conductores y camiones amenazados a la salida del puerto). El escenario ya es crítico. Debemos cambiar estas leyes y liberar el mercado de cabotaje.