notitle
notitle

Cuando quieres mantener tu peso corporal, debes seguir ciertas pautas claves. Evitar las harinas refinadas (galletas, panes, postres, fideos) y consumirlas en su versión integral. Limitar el consumo de grasa total y de bebidas alcohólicas. Evitar el azúcar. No saltearse las comidas principales. Mantener las porciones correctas. Hacer actividad física con frecuencia y nunca en ayunas. Consumir ensaladas frescas dos veces al día. Comer dos o tres porciones de fruta al día. Beber buena cantidad de agua.

Y, finalmente, la pauta más difícil: saber qué hacer en situaciones imprevistas, invitaciones o celebraciones.

Lo ideal es que sepas que te alimentas saludablemente, en lugar de sentir que "vives a dieta". Los buenos hábitos derivarán en un peso adecuado y un correcto estado de salud, resultados que, a su vez, te darán más ganas de seguir adelante.