notitle
notitle

Santiago Pedraglio,Opina.21Ratificado el bajón del crecimiento económico, sectores empresariales y algunos economistas se han alzado contra "la excesiva protección laboral".

Sostienen que esta es la razón del bloqueo del crecimiento del empleo y, por lo tanto, de la inversión. Según ADEX, por ejemplo, a la informalidad se la combatirá rebajando las condiciones laborales. Para Roberto Abusada, lo que frena el incremento del empleo son los "costos de despido".

Cabe recordar que ya en el año 2000 el director de la OIT para los países andinos, Daniel Martínez, al prologar la publicación "Estudios sobre la flexibilidad en el Perú", corroboraba que de 1990 al 2000, luego de 9 años de aplicación de la reforma laboral que anuló y redujo derechos laborales, "no se ha generado mayor empleo, sino que (…) se observa un mayor aumento del número de trabajadores que integran el sector informal (…) y de todas las formas laborales precarias e ilegales previsibles en el marco de la prestación de servicios".

La actual ley para las pequeñas y microempresas, que desaparece las gratificaciones y la CTS, y que reduce las vacaciones a 15 días (norma a que se asemeja a la propuesta de ADEX), no ha generado efectos sobre la formalización.

Una encuesta del Ministerio de Trabajo aplicada el 2007 entre empleadores informales (¿alguien puede saber más que ellos sobre este asunto?) señala como principales razones de su negativa a formalizarse la resistencia a pagar tributos, los altos costos financieros, la excesiva burocracia y la falta de capacitación de la mano de obra.

En lo que se refiere a los "costos de despido", debe recordarse que 2 de cada 3 trabajadores formales laboran por contrato a plazo fijo, es decir, pueden no renovarles el contrato sin generar ningún costo. Todo esto sin olvidar las ya existentes causales de despido, que formalmente son 14, pero que desagregadas pueden llegar a 50. Poner la mira en los trabajadores no es una novedad, pero queda claro que no es cierto que eso arreglará algo.