Foto: Fidel Carrillo.
Foto: Fidel Carrillo.

Ricardo Uceda,Director de IPYSAutor: Ricardo Monzón Kcomt.rmonzon@peru21.com

Ante las evidencias que incriminan al abogado Rodolfo Orellana en presuntos delitos de corrupción, lavado de activos y narcotráfico, este se ha valido de presentar querellas ante el Poder Judicial contra periodistas y medios de comunicación. Ricardo Uceda, director del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS), reconoce –tras estas denuncias– la intención de tratar de callar a la prensa y vulnerar la libertad de expresión.

¿Qué significan las múltiples querellas que Rodolfo Orellana presenta contra medios de comunicación y periodistas?Un abusivo ejercicio del derecho que tiene cualquier persona de querellar a alguien. Esta vez se trata de una organización investigada por lavado de activos que denuncia prácticamente a todo medio o periodista que informa sobre esta investigación. Ni siquiera acusa a periodistas que realizan la denuncia, sino que informan de lo que se está indagando.

¿Tiene registro de cuántos periodistas o medios de comunicación denunció Orellana?Contamos alrededor de 20, pero tenemos conocimiento de nuevas querellas en los últimos días. Entiendo que una tiene que ver con Perú21, otra sería contra La República, contra mí mismo por dos artículos que he escrito y también contra Diario16.

¿Denuncia a los medios con mayor difusión?Yo diría que los medios más importantes. Estamos en una situación insólita y por eso el IPYS le ha pedido al centro LIDER –que funciona en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica– que realice un estudio de estas demandas, cosa que ya ha hecho el doctor Julio Arbizu, que dirige este centro.

¿Cuál es el objetivo?Encontrar patrones que demuestren ante el Poder Judicial (PJ) que se trata de maniobras para que la justicia se dirija contra los medios. El doctor Arbizu ha pedido una cita al presidente del PJ, que será este viernes a las 12:30 m., para entregarle el análisis y proponer algún tipo de medida que alerte a los jueces y fiscales para que consideren las condiciones mínimas para que se admita una querella.

¿En qué proceso se encuentran las querellas? ¿Fueron admitidas por el PJ?Yo estoy hablando de querellas ya admitidas, pero si a usted lo querellan por haber reportado lo que dice un testigo sobre la actividad del señor Orellana o lo que dice un fiscal, o por haber ejercido el derecho de opinión, es evidente que no hay elementos para emitir una acción de este tipo. Estamos hablando de una acción completamente contraria a la correcta administración de justicia, una maniobra más de una organización que tiene todos los visos de criminal, que todavía no está sentenciada, pero está en investigación y hay elementos suficientes para que la prensa informe sobre ella.

Y las demandas que interpone Rodolfo Orellana son por elevadas sumas de dinero…Por supuesto. La intención es que los aparatos legales de los diarios tengan cuidado o actúen sobre la parte editorial para prevenir perjuicios económicos y, de ese modo, poder producir autocensura e informar deficientemente.

¿Sabe de algún caso particular en el que los abogados del señor Orellana hayan ejercido presión?Hay un caso extremo. El 14 de abril, el Ministerio Público emitió una nota de prensa donde dice que el caso Orellana será investigado por la Fiscalía Especializada en Lavado de Activos, firma la oficina de Imagen Institucional. Resulta que hace unas semanas, a quien fue jefe de esta oficina, Raúl Sanchez, se le abre proceso ante una queja de Orellana por, según él, vulnerar la reserva de la investigación y el principio de presunción de inocencia.

¿Rodolfo Orellana está tratando, entonces, de imponer su poder?Si ni siquiera el Ministerio Público puede informar libremente sobre sus actividades, que deben ser públicas y transparentes, imagínese la pretensión que tiene contra la prensa. No cabe duda de que el señor Orellana es muy poderoso. Hay operadores judiciales que por corrupción facilitan estas maniobras, y también tiene representantes en el Congreso.

¿Qué busca Orellana querellando a los medios?Tratar de inmovilizar a los medios para que no informen sobre sus actividades, y eso –en la medida que se realiza de forma amplia e indiscriminada– implica una agresión contra la prensa que no se debe permitir en un régimen democrático como en el que estamos.

¿Este hostigamiento afecta la libertad de expresión y de prensa?Por supuesto. Los medios más importantes están semiparalizados. Esta es una maniobra nociva para la libertar de prensa.

¿Qué debería hacer el Poder Judicial, según considera?Primero, analizar la situación. LIDER llevará un informe con los datos de los casos que han llegado. La idea es que el PJ tome conciencia de que esta es una maniobra de una organización investigada por actuación criminal y ver de qué manera es posible establecer estándares mínimos para admitir una querella.

AUTOFICHA

- Soy director de IPYS desde el 2002. Estudié Economía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Periodismo en la Universidad Jaime Bausate y Meza.

- Dirigí varios medios de comunicación y fui director y editor de varias publicaciones. Publiqué el libro "Muerte en el Pentagonito".

- El IPYS agrupa a periodistas independientes y tiene una reconocida actividad en la promoción del periodismo investigativo en toda América Latina.