COMANDANTE EN JEFE. Cristiano Ronaldo guió a Portugal hacia el Mundial de Brasil. (Agencias)
COMANDANTE EN JEFE. Cristiano Ronaldo guió a Portugal hacia el Mundial de Brasil. (Agencias)

SOLNA.- "Aquí estoy yo". Tres palabras, tres goles, tres razones más para darle el Balón de Oro. Porque Cristiano Ronaldo está donde debe estar. Está en Suecia para luego estar en Brasil 2014. Está en batallas que ganan guerras, está entre los elegidos que no se lesionan como Messi ni triunfan solo en el Bayern como Ribéry. "Aquí estoy yo". Tres palabras a copiarse cuando quieras ser el mejor, como los tres goles que marcó y le dieron el triunfo 3-2 a Portugal sobre la Suecia de Zlatan Ibrahimovic. Boleto, clasificación.

Cristiano no lo tenía que buscar, ese era trabajo de Ibrahimovic debido al 1-0 de la ida que también sentenció 'CR7'. Pero 'Ibra' estuvo ausente en la primera parte, esperando un pase que nunca llegó de Kallstrom o Larsson y bien frenado por un impasable Pepe. Portugal tuvo la pelota y Moutinho fue el socio de Cristiano.

A los 14' el golero Isaksson debió esforzarse para mandar al córner un frentazo de Bruno Alves. Parecía que el local entraba dormido. Un zapatazo desviado de Martin Olsson (23') dijo lo contrario. Hasta que Cristiano empezó a demostrar que allí estaba él. A los 35' estuvo cerca del primero y un minuto después sirvió a Hugo Almeida que falló. Marcador, hasta allí 0-0.

SUPER CRISTIANOLa primera gran chance de Suecia anticipó el gol de Portugal. A los 48' 'Ibra' forzó una jugada y logró pasársela a Larsson pero el golero Rui Patricio salvó. Entonces, a los 50', Joao Moutinho metió un genial pase para la diagonal de Cristiano, que dejó dos kilómetros atrás a Olsson antes de definir con zurdazo cruzado inatajable.

Suecia se acordó que también tenía una estrella e Ibrahimovic, de cabeza (68') y de tiro libre (72'), puso a su país a un gol de Brasil. Pero allí estaba 'CR7'. Listo para señalar su pecho. A los 77' recibió de Almeida y empató con un zurdazo. Dos minutos después en otra contra tomó el pase de Moutinho, hizo la diagonal y la clavó de derecha. Su gol 47, con el que igualó al histórico Pedro Pauleta como máximo anotador de la escuadra lusa. 'CR7' dijo "aquí estoy yo". Y seguro el Balón de Oro le habrá dicho: "voy para allá".