notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Evidentemente no ha sido un espaldarazo ni un voto de confianza a su gestión, más bien parece que nuevamente es por el mal menor –ella– por el que ha optado el electorado.

En realidad, en la estrategia del No el tema de campaña que más beneficio les ha redituado fue el crear temor a lo desconocido si la alcaldesa era revocada. Así, tomaron el 'salto al vacío' contra el cual se enfrentaron cuando trabajaban para Humala hace un par de años y lo usaron para dar la impresión de que se quedaría la ciudad en caos. Mientras que los proponentes de la revocatoria en ningún momento tuvieron un mensaje preciso y claro de lo que ocurriría en ese caso para tranquilizar a los ciudadanos.

Lo cual explicaría cómo se fue formando lo que parece haber sido una decisión bastante meditada del electorado, la alcaldesa se queda porque no sabían qué les esperaba si ella dejaba el cargo, pero los regidores de Fuerza Social fueron todos despedidos en el mismo acto.

Por tanto, Villarán antes de regresar por la puerta falsa a los que han sido revocados debería de reflexionar sobre el jalón de orejas que el pueblo le ha dado y abrir la administración municipal, como había ofrecido, para que los más capaces tomen el mando. En lugar de seguir dependiendo de sus ineficientes partidarios.

Incluso, debería pensar que el motivo por el cual tres millones de limeños querían revocarla de inmediato es porque consideran que ha hecho un mal trabajo. Por ello su prioridad tiene que ser mejorar al gobierno municipal y dejar la politiquería de lado. Al final de cuentas, ella prometió no buscar la reelección, así que lo que logre en los próximos dos años serían –al menos en términos políticos– su principal legado.