Con la presencia de la mayoría de presidentes de la región, Chávez recibió el último adiós con todos los honores. (
Con la presencia de la mayoría de presidentes de la región, Chávez recibió el último adiós con todos los honores. (

CARACAS (Agencias).– El chavismo se aferra al poder. Tras los solemnes funerales de Estado por la muerte de Hugo Chávez –en presencia de delegaciones de 54 países–, el vicepresidente Nicolás Maduro juró como mandatario encargado ante la Asamblea Nacional (Congreso) y pidió al Consejo Electoral que convoque inmediatamente a elecciones.

El mencionado organismo convocó para hoy a una sesión extraordinaria en la que anunciará la fecha de los comicios.

Horas antes de la juramentación, el polémico Tribunal Supremo de Justicia avaló la investidura y señaló que Maduro podrá ser candidato a la Presidencia de Venezuela sin necesidad de dejar el cargo.

"Juro a nombre de la lealtad más absoluta al comandante Hugo Chávez que cumpliremos, que haremos cumplir esta Constitución bolivariana con la mano dura de un pueblo dispuesto a ser libre. ¡Lo juro!", exclamó Maduro, que recibió la banda presidencial del titular de la Asamblea, Diosdado Cabello, quien –según la propia Constitución aprobada durante el régimen chavista– debía conducir el país interinamente hasta que se convoque a nuevas elecciones en un plazo no mayor de 30 días.

Ante tal acto, el líder de la oposición, Henrique Capriles, sostuvo que la asunción de Maduro es "espuria" y que nadie ha votado por él.

LOS FUNERALESDurante los funerales de Estado, los polémicos líderes Raúl Castro (Cuba), Mahmoud Ahmadinejad (Irán) y Alexander Lukashenko (Bielorrusia) estuvieron sentados al lado de Maduro dándole su respaldo.

Frente al ataúd cerrado y cubierto por la bandera venezolana estaban la madre de Chávez, Elena Frías, con el rostro desencajado, y el resto de la familia del desaparecido mandatario, como sus tres hijas, quienes ocultaban sus lágrimas tras gafas oscuras.

Todos los jefes de Estado y de Gobierno –empezando por los latinoamericanos– formaron grupos solemnes de guardias de honor alrededor del féretro, coronado por un retrato de Hugo Chávez acariciando un Cristo en la cruz.

Lukashenko y su hijo menor posaron sus manos sobre el ataúd mientras el iraní lo besaba. Ambos lloraron.

Al inicio de la ceremonia, tras sonar el himno nacional bajo la batuta del célebre maestro venezolano Gustavo Dudamel, director de la filarmónica de Los Ángeles, Maduro se acercó a los pies del féretro y asió una réplica dorada de la espada de Simón Bolívar, para desenfundarla y colocarla sobre el ataúd. Luego, la espada fue entregada a la familia de Hugo Chávez.

El cuerpo del fallecido mandatario no recibirá sepultura, sino que será exhibido durante al menos seis días más, ante la enorme afluencia de venezolanos a la capilla ardiente, y será embalsamado para que repose en un museo caraqueño instalado en el que fuera su cuartel general durante el fallido golpe de Estado en 1992.

Todos los presidentes latinoamericanos, salvo el paraguayo Federico Franco, llegaron a Caracas para participar en los homenajes a Chávez, quien murió el último martes, a los 58 años, por un cáncer.

SABÍA QUE

- Maduro nombró al yerno de Chávez y exministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, como vicepresidente.

- Un fuerte 'cacerolazo' se escuchó en Caracas en contra de la asunción de Maduro como presidente encargado.

- A los actos fúnebres solo tuvieron acceso medios estatales venezolanos.