Love tips
Love tips

Jaime no tiene vacaciones desde hace dos años. Siempre terminaba postergándolos porque era nuevo en la oficina, de modo que sentía cierta responsabilidad moral. "Pero ya son dos años, oye", se quejaba Diana, su enamorada. En todo ese tiempo, ella se sentía postergada, siempre en segundo plano, detrás del trabajo de Jaime.

Hasta que Jaime colapsó por estrés crónico. El médico lo obligó prácticamente a que deje de ir a su centro de labores. El 'workaholic' pidió descanso médico y también vacaciones. Las que le debían. Pudo dormir bien, desayunar tranquilo, viajar con Diana. Así, recién, entendió el valor del tiempo libre.

Una breve historia como esta nos enseña que el exceso de trabajo puede devastar las dimensiones más importantes del ser humano: la salud, las relaciones sociales, el amor. No todo es trabajo.