PREPARADOS. Destructores estadounidenses están desplegados en la zona oriental del Mediterráneo. (EFE)
PREPARADOS. Destructores estadounidenses están desplegados en la zona oriental del Mediterráneo. (EFE)

WASHINGTON (AFP).– El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, obtuvo el apoyo de líderes clave de la oposición republicana para un ataque militar limitado en Siria, mientras que el secretario general de la ONU se manifestó en contra de un "baño de sangre" y llamó a la cautela.

Obama mantuvo una reunión en la Casa Blanca con legisladores de las dos cámaras del Congreso y con los titulares de las comisiones legislativas más importantes.

El presidente dijo que el uso de armas químicas que se le atribuye al Gobierno sirio representa "una seria amenaza a nuestra seguridad nacional" y a toda la región, y que, en consecuencia, "al Assad y Siria deben rendir cuentas".

Obama señaló que pedirá un "voto rápido" a los congresistas para una intervención militar "limitada" y sin tropas terrestres.

A la salida de la reunión, el titular de la Cámara de Representantes, John Boehner, del opositor Partido Republicano, dijo que apoyará "el llamado del presidente en favor de una acción" militar.

El congresista Eric Cantor, líder entre los conservadores republicanos, también apoyó a Obama.

En tanto, figuras clave del gabinete intentaban convencer a la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la necesidad de una acción punitiva contra el régimen de al Asad por los más de 1,400 muertos que, según Washington, dejó el ataque químico del pasado 21 de agosto.

Al cierre de esta edición, el Comité de RR.EE. acordó un borrador de resolución para autorizar una acción militar durante 60 días en Siria –con la posibilidad de que el presidente la amplíe por 30 días más–, pero no podrá utilizar tropas sobre el terreno.

AJUSTES MILITARESEl secretario de Defensa, Chuck Hagel, explicó por su parte que los objetivos de una acción militar serían "reducir la capacidad" del régimen sirio de perpetrar otros ataques químicos y "disuadirlo" de recurrir nuevamente a su arsenal. Entre tanto, la Armada estadounidense ajustó su equipamiento con cuatro destructores en la zona oriental del Mediterráneo, y envió un grupo aeronaval al Mar Rojo, según una fuente de Defensa.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a la cautela y dijo que un ataque militar contra Siria podría empeorar el conflicto, insistió en que las potencias del Consejo de Seguridad deben unirse para detener el uso de armas químicas y exhortó a que se actúe de acuerdo con la Carta de la ONU.

MÁS TENSIÓNEn este contexto de tensión, Rusia –aliado del régimen sirio– detectó el lanzamiento de dos misiles de crucero en el Mar Mediterráneo, que cayeron a las aguas del mismo.

Uno de ellos se realizó en el marco de un ejercicio israelí-estadounidense como una "prueba" y "no tiene nada que ver" con una posible acción militar en Siria, aseguró un portavoz del Pentágono.

TENGA EN CUENTA

- Dos sondeos revelan que el 48% de los estadounidenses se opone a una intervención militar en Siria.

- Según la BBC, la intervención militar de EE.UU. en Siria no sería limitada –como ha dicho Obama– e iría más allá.

- Mañana se realizará la cumbre del G20 en San Petersburgo, en la que podría plantearse una salida diplomática al caso sirio, aunque parece que nada hará retroceder a Obama.