notitle
notitle

Eduardo Ferreyros,Al.Mercadoeferreyros@peru21.com

Hace poco, un compañero de trabajo fue encañonado en Miraflores para robarle su mochila. Cada uno de ustedes, amigos lectores, tiene una historia reciente que contar sobre cómo la delincuencia se apodera de las calles y, ante la falta de acción de las autoridades, quedamos indefensos y susceptibles de ser atacados. A nivel empresarial crece la extorsión, no solo a grandes empresas, sino a pequeños emprendedores que deben pagar cupos para seguir con sus negocios. Asesinatos, robos, extorsiones ocurren a diario y no debemos acostumbrarnos. Con el asesinato de Izquierdo, la delincuencia ha dado un mensaje de su poder. ¿Las autoridades sabrán responder?