notitle
notitle

Juan José Garrido,La opinión del directorValgan verdades, era de esperarse. El comportamiento de la izquierda local (en especial ante lo que ocurre en Venezuela) puede ser criticado por distintas razones, menos por su inconsecuencia. Ellos siguen apegados a las bobadas salidas de un fanzine de los setenta.

Por ello, en el fondo, hay que agradecerles: mientras ellos sigan en dicha postura, tan alejada del sentido común y de las esperanzas del pueblo, nuestro país estará a salvo.

Ciertamente, una candidatura en dichas coordenadas ideológicas ganó la primera vuelta en el 2006 y 2011; empero, por algo no estamos gobernados por dichas ideas desde los ochenta. Y ese "algo" no es la CONFIEP, ni la DBA, ni los poderes fácticos; esos son los cucos con quienes identifican todos los males existentes. No. Terminamos gobernados por este modelo, con todo y sus limitaciones, porque funciona para las grandes mayorías: porque es el único que ha generado desarrollo y ha reducido la pobreza y la desigualdad, que ha permitido el desarrollo de una clase media, pujante y empresarial, de propietarios, y no de expropiadores. Esa es la razón.

El día en que los peruanos descubrimos que el mercado no era un contubernio imperialista sino una necesidad natural de los humanos, la opinión pública se volcó hacia él, para aprovecharlo en mejorar su calidad de vida. Eso ya ocurrió; ya lo probamos, y ya lo comprobamos.

Entonces que hoy, 25 años después, vengan estos gerontosocialistas, risueños colaboradores de la feroz dictadura militar velasquista, a enseñarnos las fauces y a bramar patéticas consignas, da poco menos que risa. Chillen todo lo que quieran e insulten si les acomoda… en verdad, a los peruanos ya no nos importa.

Las preocupaciones nacionales van por otro lado: cómo mejoramos nuestro sistema educativo, cómo recibimos mejor seguridad para nuestras familias y pequeñas empresas, cómo llegamos al bicentenario más desarrollados.

Por eso, a las lloronas del velascato hay que decirles ¡gracias! Sin ustedes tal vez la izquierda tendría más oportunidades.