Límites difusos
Límites difusos

Me parece muy bien que los congresistas estén pensando en poner límites, pero lo malo es que no han entendido dónde ponerlos, y justamente los están cruzando. Los límites que quieren poner es a las tasas de interés del sistema financiero peruano; los que deberían poner son a las regulaciones dañinas para el país.

Hay una correlación directa entre regulación e informalidad, y una fórmula que no falla: populismo más regulación es igual a pobreza + informalidad + corrupción.

Muchas veces, las (malas) normas, entre más buscan proteger a las personas, más las perjudican. Establecen reglas que no son posibles de cumplir en el mercado formal, lo que lleva a la aparición de mercados negros e informalidad donde las transacciones para aquellos más vulnerables son mucho más costosas.

La propuesta de ley del partido Podemos que fue aprobada en la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, tiene justamente ese problema. El resultado no va a ser el esperado por los congresistas; es decir, que las personas accedan a préstamos más baratos. Sucederá lo contrario, algunos de los que no puedan acceder a préstamos formales recurrirán a la informalidad y correrán mayores riesgos y pagarán mayores costos; otros no podrán seguir adelante con sus proyectos y el consumo disminuirá a nivel país.

Regular no se trata de escribir utopías y hacerlas ley. No todo se puede lograr con normas. Para reducir las tasas de interés, las herramientas son otras, entre ellas inclusión y educación financiera.

Este Congreso, que ya está a contra reloj, podría ponerse como meta, en vez de emitir normas, hacer un inventario de las normas existentes y derogar aquellas que no logren sus objetivos y las que sean dañinas para el país, desproporcionadas, absurdas y desusadas.

TAGS RELACIONADOS