notitle
notitle

El liberalismo es una doctrina que propugna el respeto al individuo, a la libre interacción entre pares y, por supuesto, al respeto hacia los resultados de dichos acuerdos (léase, propiedad, ahorros, contratos, entre otros).

En la teoría, dichos intercambios promueven no solo el bienestar de cada individuo, en tanto toma decisiones buscando alcanzar sus objetivos de vida, sino que destina los recursos de la manera más eficiente posible, beneficiándose así la sociedad en su conjunto. En la práctica, dichos intercambios están permanentemente jaqueados por distintas fuerzas: la ausencia de instituciones que defiendan los acuerdos, una sobrerregulación política y populista y, por supuesto, el abuso de empresarios y corruptos.

Creo en los beneficios del libre mercado, y entiendo que los mismos serán limitados en ambientes donde las instituciones son precarias y/o están cooptadas por las grandes empresas, en una clara práctica mercantilista. Ser liberal no significa ser ciego a estos embates, a esas prácticas corruptas. Y si queremos un entorno empresarial dinámico, productivo, basado en las ventajas del mercado, tenemos que señalarlas sin miramientos o tapujos.

Por eso es que indigna lo que sucede en el sector minero, petrolero y energético. Ha sido cooptado por una consultora de manera vergonzosa. No hay cuestionamiento donde esta esté ausente y, a estas alturas, nadie parece sorprenderse (ni indignarse) cuando aparece en una nueva aventura de privilegios.

Que el ministro Mayorga se desentienda de esto ya resulta hasta entendible. Nadie pone en duda sus incentivos. Pero ¿y la premier Jara? O es una nulidad, peor de lo imaginado, o tendremos que suponer que no puede chocar con los oscuros intereses que pululan por ahí. ¿Y los empresarios? ¿A ninguno le llama la atención ni le incomoda este festín mercantilista?

Como están las cosas, ya no se trata de la necesidad de expulsar al ministro en cuestión. Se trata de intervenir el ministerio cuanto antes y revisar todo lo actuado, caiga quien caiga. Todo tiene límites, y acá han sido sobrepasados hace tiempo y por largo.

director@peru21.com