Disputa genera tensión. (César Fajardo)
Disputa genera tensión. (César Fajardo)

Los alcaldes de Surco, Roberto Gómez Baca, y de Chorrillos, Augusto Miyashiro, asistieron ayer a la reunión convocada por la Municipalidad de Lima para buscar una solución al problema limítrofe que enfrenta a dichas comunas.

En el encuentro –que fue presidido por la burgomaestre capitalina, Susana Villarán–, se acreditó a los representantes de ambos municipios ante el Instituto Metropolitano de Planificación (IMP). Estos serán los encargados de analizar cada uno de los puntos en controversia.

Dichos municipios se disputan un área de 29 kilómetros cuadrados de lo que fuera la Hacienda Villa. En este terreno se han instalado 24 urbanizaciones y 40 asentamientos humanos.

Según la Alcaldía de Surco, la ley de creación del distrito indica que esta zona se encuentra en su jurisdicción. Sin embargo, en el mapa del IMP figura que ese sector le pertenece a la Municipalidad de Chorrillos.