Sigue actualizado en nuestra APP

La libertad de un triunfo

Perú vs. Uruguay: Revive el emotivo agradecimiento de Paolo Guerrero a Pedro Gallese. (AFP)

Perú vs. Uruguay: Revive el emotivo agradecimiento de Paolo Guerrero a Pedro Gallese. (AFP)

Columnista invitado

Por: Horacio Zimmermann desde Brasil

La goleada frente a Brasil, hace dos semanas, nos quitó libertad. Y sin libertad es muy difícil realizar una tarea que esté vinculada a la creatividad, a la inventiva, a la capacidad para conseguir un triunfo destacando el respeto por un estilo que nos jerarquizó. El 5-0 nos llenó de obligaciones diferentes a las que nos hicieron destacar para jugar al fútbol.

¿El resultado contra Uruguay fue producto de lo que se planteó esta selección para distinguirse? No. Y lo reconoció el propio Ricardo Gareca: “No fue nuestra mejor versión”. Los charrúas nos superaron en el desarrollo del juego. Nos encontramos con una situación adversa –no poder desarrollar nuestra propuesta de posesión– producto del contexto del que proveníamos y esto generó que nos sintiéramos más seguros aguantando el partido que proponiendo juego.

Fue por eso que terminamos viendo a una selección peruana dedicando más esfuerzos al servicio de la recuperación que al de la posesión. Lo más destacable es haber enfrentado con solvencia el problema, como también algunas virtudes del rival: la pelota parada, la dupla Suárez-Cavani, sin quitar del análisis que las circunstancias estuvieron de nuestro lado: tres goles (bien) anulados a Uruguay y por lo menos tres ocasiones erradas por ellos debajo del arco de Pedro Gallese.

Necesitábamos de manera urgente recuperar confianza y lo logramos a partir del resultado, que siempre es lo más importante. Esta noche se viene Chile y la determinación que tuvimos para anotar de forma excepcional los penales –aquí sí superamos a Uruguay– debemos tenerla hoy para distinguirnos a través de lo que hemos construido como selección. Ya no llegamos con un 5-0 en la espalda, sino que llegamos con la virtud de haber eliminado a una de las mejores selecciones de Sudamérica. Y del mundo. La exigencia es otra.

Ir a portada