notitle
notitle

Alfredo Ferrero,Al.Mercadoaferrero@peru21.com

Esto hará que los medios sean más dependientes de la publicidad del Estado (esperemos que ese no sea el lobo detrás de la cortina). Además, parte de nuestra comida típica no pasaría los exámenes de salubridad y sería considerada chatarra, aunque no esté enlatada ni sea procesada. No pasarían el suspiro, la papa rellena, el arroz chaufa, el lomo saltado o los chicharrones. Dudo que con esta ley nuestros niños empiecen a preferir las zanahorias de Bugs Bunny o las espinacas de Popeye. La promoción de un estilo de vida saludable pasa por parámetros de información, deporte y autorregulación personal, y no por el recorte de la información.