notitle
notitle

Aldo Mariátegui,Ensayos impopulares– Una eventual separación de Escocia de Inglaterra será similar a la de la República Checa con Eslovaquia: quedará un país importante con un anónimo paisito al lado. Los ingleses ni sentirán que una despoblada región montañosa se les ha ido. El problema es cómo esto repercutirá en España (Cataluña y País Vasco), Bélgica (Flandes) y hasta en la lejana Canadá (Quebec). Una ruptura de España no sería tan violentamente traumática como la de Yugoslavia, pero dicha nación quedaría muy disminuida sin Cataluña y País Vasco.

– Es increíble cómo las leyendas políticas se quedan incluso en las mentes más enteradas. Ayer el correcto colega Ricardo Gómez entrevistaba en RPP al economista Miguel Palomino sobre la rigidez de nuestra legislación laboral y se repitió esa vieja falacia de que en los 90 se había dado un péndulo hacia una excesiva liberalización laboral. ¡"Péndulo" si en los 90 precisamente se da el fuerte incremento en la indemnización por despido que encareció muchísimo el empleo! Y el autor de ese desaguisado fue el ahora gurú económico y entonces ministro de Trabajo González Izquierdo. También en esa década se fortaleció el uso de la CTS, un buen 'seguro de desempleo' que, lamentablemente desde la gestión de Joy Way en el MEF, se ha venido perforando irresponsablemente como gasto de consumo. Más bien, los medios deberíamos señalar quiénes fueron los grandes responsables de que la legislación laboral actual sea tan antiempleo: González Izquierdo y los integrantes del Tribunal Constitucional (TC) de Javier 'Lechuzón' Alva Orlandini (la sobrevalorada Delia Revoredo, García Toma y otros abogados menores), que repotenciaron la reposición en el despido.